Chequeo del niño sano: 4 años

Aunque su hijo esté sano, siga llevándolo al médico para sus chequeos anuales. De esa manera, puede asegurarse de que esté protegido con las vacunas y las pruebas de detección que le corresponden a su edad. Además, el proveedor de atención médica de su hijo puede comprobar en estas visitas que el crecimiento y el desarrollo de su hijo sean adecuados. El control es una buena oportunidad para hacer todas las preguntas que tenga sobre el desarrollo físico y emocional del niño. Lleve una lista con sus preguntas para asegurarse de abordar todas sus inquietudes.

En esta hoja se describen algunas de las cosas que puede esperar.

Desarrollo e hitos

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre su hijo y observará el comportamiento del niño para obtener un panorama su desarrollo. Para el momento de esta visita, es probable que su hijo esté haciendo algunas de las siguientes cosas:

  • Disfruta de estar con otros niños y colaborar con ellos.

  • Habla sobre lo que le gusta (por ejemplo, juguetes, juegos, personas).

  • Cuenta una historia o canta una canción.

  • Reconoce la mayoría de los colores y las formas.

  • Dice su nombre y su apellido.

  • Usa tijeras.

  • Dibuja una persona con 2 a 4 partes del cuerpo.

  • Atrapa la mayoría de las veces un balón que se le arroja de rebote.

  • Se para en un solo pie por unos instantes.

Asuntos escolares y sociales

El proveedor de atención médica le preguntará cómo se lleva su hijo con los demás niños. Háblele sobre la experiencia del niño en ambientes de grupo como el preescolar. Si su hijo todavía no está en un preescolar, puede hablar de su comportamiento en la guardería o cuando se reúne con otros niños para jugar. También puede examinar las opciones preescolares y cómo preparar a su hijo para el jardín de niños. El proveedor de atención médica podría hacerle preguntas como las siguientes:

  • El comportamiento y la participación en entornos grupales. ¿Cómo actúa su hijo en la escuela o en otros entornos grupales? ¿Sigue las rutinas y participa en actividades colectivas? ¿Qué dicen los maestros o los encargados de cuidarlo acerca del comportamiento del niño?

  • El comportamiento en casa. ¿Cómo se comporta su hijo en su casa? ¿Su comportamiento en la casa es mejor o peor que en la escuela? Tenga en cuenta que es común en los niños que se comporten mejor en la escuela que en su hogar.

  • Las amistades. ¿Su hijo ha hecho amistades con otros niños? ¿Qué tal son esos niños? ¿Cómo se lleva su hijo con esos amigos?

  • Los juegos. ¿Cómo le gusta jugar? Por ejemplo, ¿juega a “hacer de cuenta que”? Cuando está jugando, ¿su hijo interactúa con los demás?

  • La independencia. ¿Cómo se está adaptando su hijo a la escuela? ¿Cómo reacciona cuando usted se va? Es normal que el niño sienta un poco de angustia. Esto debería mejorar con el tiempo, a medida que el niño se vuelve mas independiente.

Consejos de nutrición y ejercicio

Una alimentación saludable y la actividad física son 2 claves importantes para que su hijo se mantenga sano en el futuro. No es demasiado temprano para comenzar a enseñarle a su hijo hábitos saludables que le durarán toda la vida. Estas son algunas cosas que puede hacer:

  • Limite su consumo de jugos y bebidas para deportistas. Estas bebidas, incluso el jugo puro de frutas, contienen demasiado azúcar. Esto causa un aumento excesivo de peso y caries dentales. Lo ideal es que su hijo tome agua y leche baja en grasa o sin grasa. No le dé más de un vaso pequeño de jugo al 100 % cada día, por ejemplo, durante una comida.

  • No sirva gaseosas. Lo más saludable es que no deje que su hijo beba gaseosas. Si decide dejar que las beba, resérvelas para las ocasiones muy especiales.

  • Ofrézcale alimentos saludables. Tenga siempre a mano una variedad de alimentos sanos para los refrigerios. Entre estos se encuentran las frutas y verduras frescas, las carnes magras y los granos integrales. Las comidas como las papas fritas, los caramelos y las frituras deberían servirse solo en algunas ocasiones.

  • Sirva porciones adecuadas para un niño. Los niños no necesitan la misma cantidad de comida que los adultos. Sirva a su hijo porciones de comida que sean adecuadas para su edad. Permita que el niño deje de comer si está lleno. Si su hijo sigue teniendo hambre después de una comida, ofrézcale más verduras o frutas. Está bien que usted imponga límites en las cantidades que su hijo come.

  • Anime al niño a hacer al menos entre 30 y 60 minutos de juego activo por día. El movimiento ayuda a que su hijo se mantenga sano. Lleve al niño al parque, a montar en bicicleta o a recrearse con juegos activos como jugar al corre que te pillo o a la pelota.

  • Limite el tiempo que su hijo pasa frente a la pantalla a 1 hora al día. Esto incluye el tiempo que pasa viendo televisión, usando la computadora y jugando videojuegos.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica cuánto debería pesar su hijo. A esta edad, su hijo debería aumentar unas 4 o 5 libras (unos 2 a 2.5 kg) al año. Si el niño aumenta más que esa cantidad, consulte al proveedor sobre hábitos alimentarios saludables y recomendaciones de actividad física.

  • Haga visitas regulares al dentista. Lleve a su hijo al dentista por lo menos dos veces al año para que le limpien los dientes y se los revisen.

Consejos de seguridad

Mujer que le coloca un casco a un niño de edad preescolar que anda en bicicleta.
El equipo de seguridad para andar en bicicleta, como los cascos, ayudan a cuidar la seguridad de su hijo.

Estos son algunos consejos para mantener seguro a su hijo: 

  • Al andar en bicicleta, asegúrese de que su hijo use un casco con la correa abrochada. Al patinar sobre ruedas o andar en patineta o monopatín, es conveniente que se ponga protección como muñequeras, coderas, rodilleras y un casco.

  • Use el asiento de seguridad en el automóvil hasta que a su niño le quede pequeño. Es decir, cuando su hijo sobrepase el límite de peso o de altura permitido por el asiento de seguridad orientado hacia delante. Revise el manual de propietario del asiento de seguridad para saber el peso o la altura específica. Pregúntele al proveedor de atención médica si hay leyes estatales que deba conocer respecto del uso de asientos en automóviles.

  • Cuando su hijo esté demasiado grande para la silla de seguridad, cambie a un asiento elevado con respaldo alto. El asiento elevado permite que el cinturón de seguridad se ajuste correctamente. Su hijo debe usar un asiento elevado hasta que mida 4 pies 9 pulgadas (1.45 m) y tenga entre 8 y 12 años de edad. Todos los niños menores de 13 años deben sentarse en el asiento trasero de los automóviles.

  • Enseñe a su hijo que no hable ni vaya a ninguna parte con un extraño.

  • Comience a enseñarle a su hijo su número de teléfono, su dirección y los nombres de sus padres. Saber estos datos es importante en caso de una emergencia.

  • Enséñele a su hijo a nadar. Muchos lugares ofrecen clases de natación a precio bajo.

  • Si tiene una piscina, debe tener una cerca alrededor. Las rejas o puertas que conducen a la piscina deben estar cerradas con llave. No deje que su hijo juegue en piscinas ni cerca de ellas sin supervisión, aun si sabe nadar.

  • Enseñe a su hijo a alejarse de los perros y los gatos que no conoce. Nunca deje a su hijo sin supervisión cuando esté con animales.

  • No olvide proteger a su hijo del sol. Debe usar ropa que lo proteja. Intente mantenerlo alejado del sol entre las 10:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, que es cuando los rayos son más intensos. Póngale protector solar con un FPS de 15 o más en la piel que no esté cubierta por la ropa.

Vacunas

Según las recomendaciones del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), en esta visita médica su hijo puede recibir las vacunas contra lo siguiente:

  • Difteria, tétanos y tos ferina

  • Gripe, todos los años

  • Sarampión, paperas y rubéola

  • Poliomielitis

  • Varicela

Estimule positivamente a su hijo

Es fácil decirle a un niño lo que está haciendo mal. Pero en muchos casos es más difícil recordar felicitarlo por lo que hace bien. Premiar el buen comportamiento (refuerzo positivo) ayuda a que su hijo tenga confianza en sí mismo y una autoestima saludable. Siga estos consejos:

  • Elogie al niño y préstele atención cuando se comporta bien. Cuando sea apropiado, cuéntele a la familia los logros del niño.

  • Premie el buen comportamiento con abrazos, besos y pequeños regalos, como pegatinas. Si el buen comportamiento está acompañado de recompensas, los niños seguirán actuando de esa manera para sentirse premiados. No use dulces ni caramelos como recompensas. Usarlos como un gusto como un estímulo positivo puede crear hábitos de alimentación poco saludables, además de un vínculo emocional con la comida.

  • Cuando el niño no actúe como usted desea, no le diga que es “malo” o “malcriado”. En vez de eso, describa la razón por la que su conducta no es aceptable. Por ejemplo, dígale: “No está bien golpear a alguien”, en lugar de: “Eres una niña mala”. Cuando su hijo elija portarse bien en lugar de no hacerlo (por ejemplo, irse en lugar de dar un golpe), recuerde elogiar su buena decisión.

  • Propóngase decirle 5 cosas lindas a su hijo todos los días. ¡Y hágalo!

Revisor médico: Heather Trevino
Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Última revisión: 8/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.