Síndrome metabólico: el riesgo de una enfermedad crónica

El síndrome metabólico es una afección que aumenta el riesgo de problemas de salud graves y crónicos. No es una enfermedad debido a que no hay síntomas. En cambio, el síndrome metabólico se diagnostica cuando se presentan 3 o más factores de riesgo de un conjunto de 5. Sin embargo, puede adoptar medidas para controlar estos factores. Al hacerlo, puede disminuir el riesgo de problemas crónicos y podrá mejorar su salud.

Proveedor de atención médica hablando con un hombre en la sala de examinación.

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico es una combinación de “factores de riesgo metabólicos”. Con solo uno de estos factores, aumentan las probabilidades de tener un problema de salud. La suma de cada factor adicional hace aumentar aún más las probabilidades. Su proveedor de atención médica puede medir cada factor de riesgo. Los factores son los siguientes:

  • aumento de peso, en especial alrededor de la cintura (obesidad abdominal);

  • nivel de grasas (triglicéridos) en la sangre;

  • nivel de colesterol HDL (bueno);

  • presión arterial;

  • nivel de azúcar en la sangre.

Hable con su proveedor de atención médica sobre sus mediciones y qué implican para usted.

El síndrome metabólico y las enfermedades relacionadas

La relación del síndrome metabólico con muchos problemas crónicos de salud está demostrada. Dichos problemas incluyen enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y diabetes. Una persona con síndrome metabólico presenta las siguientes características:

  • cinco veces más probabilidades de tener diabetes tipo 2;

  • dos veces más probabilidades de tener una enfermedad cardíaca;

  • de 2 a 4 veces más probabilidades de tener un derrame cerebral;

  • de 3 a 4 veces más probabilidades de tener un ataque cardíaco;

  • cinco veces más probabilidades de tener deterioro cognitivo leve.

A su vez, el riesgo de muerte debido a una de estas afecciones es el doble que en alguien que no padece de síndrome metabólico.

El síndrome metabólico y la enfermedad cardíaca

Si padece de síndrome metabólico, es muy probable que las arterias que suministran sangre al corazón se estrechen o se obstruyan por depósitos grasos (placa). Esto reduce la cantidad de sangre y oxígeno que llegan hasta el corazón y provoca dolor en el pecho (angina) o ataques cardíacos.

El síndrome metabólico y la diabetes

Un signo del síndrome metabólico es el nivel alto de azúcar (glucosa) en la sangre. También puede ser un signo de prediabetes. Cuando tiene prediabetes, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes completa. La diabetes es una afección en la que el cuerpo no puede fabricar la cantidad suficiente de insulina o no puede utilizarla correctamente. La diabetes tipo 2 es un trastorno metabólico.

El síndrome metabólico y el derrame cerebral

Los mismos factores del síndrome metabólico que aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas también aumentan el riesgo de derrame cerebral isquémico. Un derrame cerebral isquémico ocurre cuando las arterias que suministran sangre al cerebro se estrechan u obstruyen. Además, el síndrome metabólico crónico aumenta el riesgo de desarrollar un deterioro cognitivo leve.

Tratamiento del síndrome metabólico

Debido a que el síndrome metabólico aumenta el riesgo de padecer afecciones graves y crónicas, es importante recibir tratamiento. El objetivo del tratamiento del síndrome metabólico es controlar los factores de riesgo. Por lo general, esto implica hacer cambios en el estilo de vida. Estos cambios están centrados en las siguientes tres áreas principales:

  • Bajar de peso. La pérdida de cada libra es buena para el cuerpo y el corazón. Bajar de peso ayudará a mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos, reducir la presión arterial y mejorar los niveles de azúcar en la sangre.

  • Consumir alimentos más saludables. Tomar decisiones conscientes sobre su alimentación ayudará a que el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre alcancen niveles más saludables. Las decisiones saludables también ayudarán a controlar su peso.

  • Ser más activo. Estar activo es uno de los cambios más saludables que puede hacer por su corazón. Junto con una alimentación correcta, la actividad física le permite bajar de peso. Incluso si no tiene que bajar de peso, estar activo ayuda a reducir el azúcar en la sangre y a aumentar los niveles de HDL.

Su proveedor de atención médica también puede recetarle medicamentos para controlar el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre. Los medicamentos funcionan mejor cuando se los combina con la pérdida de peso, la alimentación saludable y el aumento de la actividad física. Si le recetan medicamentos, sepa qué es lo que está tomando y hágalo según las indicaciones.

Tomar las medidas correctas puede ayudar a disminuir su riesgo de cualquiera de las afecciones crónicas mencionadas. También le permitirá mejorar su salud. Hágase cargo de su futuro mediante cambios que lo ayuden a cuidar su cuerpo y a prevenir problemas graves.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.