UC San Diego Health
menu icon
search iconSearch
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Instrucciones de alta para el cáncer de ovario

Le han diagnosticado cáncer de ovario. El cáncer de ovario es el crecimiento anormal y descontrolado de células en el ovario. Probablemente se tuvo que hacer una cirugía. Este es el tratamiento más común para el cáncer de ovario. En general, se extirpan el útero, las trompas uterinas y los ovarios. Esta cirugía se denomina histerectomía completa con salpingooforectomía bilateral. Es posible que también se extirpen los ganglios linfáticos del abdomen y la pelvis. Después de la cicatrización, suele administrarse quimioterapia para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado en el cuerpo. Esta hoja la ayudará a cuidarse después de la cirugía y la quimioterapia. Asegúrese también de seguir las instrucciones que le dio el equipo de tratamiento contra el cáncer.

Cuidados en el hogar después de la cirugía

Esto es lo que debe hacer en su casa después de la cirugía para el cáncer de ovario:

Actividad física

  • Pídales a otras personas que la ayuden con las tareas y diligencias mientras se recupera.

  • Para evitar el esfuerzo en sus heridas quirúrgicas, no levante objetos que pesen más de 12 libras por seis semanas, al menos, después de la cirugía.

  • No pase la aspiradora ni haga tareas domésticas que requieran esfuerzo hasta que el proveedor de atención médica se lo permita. En general, son unas seis semanas.

  • Trate de subir las escaleras solo una o dos veces por días durante las primeras dos semanas después de la cirugía. Suba lentamente y deténgase para descansar después de algunos peldaños.

  • Camine tan seguido como le sea posible. Aunque parezca difícil hacerlo, es importante que se mueva todo lo posible a medida que se recupera de la cirugía. 

  • Incluya períodos de descanso para prevenir la falta de aire.

  • No se exceda. Si se cansa, descanse.

  • Dúchese como de costumbre, salvo que su proveedor de atención médica le indique lo contrario. Pida a algún familiar o amigo que se mantenga cerca en caso de que necesite ayuda.

  • No conduzca por tres semanas, al menos, después de la cirugía, a menos que su proveedor de atención médica se lo permita. No conduzca si aún toma analgésicos.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica cuándo puede volver a su trabajo.

Cuidado de la incisión

  • Lave la zona de la incisión con agua tibia. Séquela dando toques suaves. No frote la herida.

  • No aplique aceites, talcos, lociones ni cremas sobre la incisión, salvo que su proveedor de atención médica se lo indique.

  • Revise el sitio de la incisión todos los días para detectar enrojecimiento excesivo, secreción, inflamación o abertura de la piel. Cambie el vendaje según las instrucciones.

  • Asegúrese de programar una consulta después de la cirugía para que le quiten los puntos o las grapas. 

Otros cuidados en el hogar

  • Tome los medicamentos exactamente como se le indique. Use los medicamentos para el dolor si los necesita para poder levantarse y moverse. No se quede en la cama. 

  • Haga los ejercicios de tos y respiración profunda que aprendió en el hospital.

  • No introduzca nada en su vagina hasta que el proveedor de atención médica la autorice. No use tampones ni duchas vaginales. No tenga relaciones sexuales hasta que su proveedor de atención médica se lo permita.

  • Si hace viajes largos en auto, pare con frecuencia para estirar las piernas.

  • Informe a su proveedor de atención médica los sofocos, los cambios de humor o la irritabilidad. Quizá algunos medicamentos pueden ayudarla.

  • Siga la dieta recomendada por su proveedor de atención médica.

  • Evite el estreñimiento:

    • Coma frutas, verduras y granos integrales.

    • Beba de seis a ocho vasos de agua al día, a menos que le indiquen otra cosa.

    • Use un laxante o un ablandador de heces suave si lo autoriza su proveedor de atención médica.

    • No use supositorios rectales, salvo se su proveedor de atención médica lo permita.

Cuidados en el hogar después de la quimioterapia

Esto es lo que debe hacer en su casa después de la quimioterapia para el cáncer de ovario: 

Evite o controle las llagas en la boca.

Muchas personas tienen llagas en la boca durante la quimioterapia. No se desanime si a usted también le ocurre esto, aun cuando sigue todas las instrucciones del proveedor de atención médica. Haga lo siguiente para ayudar a prevenir las llagas en la boca y aliviar las molestias:

  • Cepíllese los dientes con un cepillo de cerdas suaves después de cada comida y antes de acostarse.

  • Si tiene un recuento de plaquetas bajo o las encías inflamadas, usar hilo dental puede provocar sangrado de encías. Quizá deba limitar el uso del hilo dental.

  • Use un hisopo oral o un cepillo especial suave si le sangran las encías durante el cepillado normal.

  • Use un enjuague bucal según le indiquen.

  • Mantenga su boca húmeda. Use sal y bicarbonato de sodio para lavarse la boca. Mezcle una cucharadita de sal y una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de 8 onzas de agua tibia. Enjuague y escupa con la frecuencia que desee.

  • Revise la aparición de manchas de color blanco en la boca y la lengua. Puede ser un signo de infección causada por hongos, un efecto secundario común de la quimioterapia. Comuníquele a su proveedor si tiene estas manchas. Tal vez necesite medicamentos para ayudarla a combatir la infección.

  • Hable con el proveedor de atención médica o el enfermero si tiene la boca seca, dolor o llagas. A menudo, hay maneras de ayudar con esos problemas y evitar que empeoren. 

  • Si tiene prótesis dentales, manténgalas limpias y úselas el menor tiempo que pueda.

Cómo manejar otros efectos secundarios

  • Trate de hacer ejercicio, ya que le dará fortaleza y mantendrá activos su corazón y sus pulmones. La ayudará a sentir menos cansancio. Camine lo más que pueda sin sentir molestia.

  • Hágale saber a su proveedor de atención médica si tiene dolor de garganta. Puede ser que tenga una infección que necesite tratamiento.

  • Recuerde que muchos pacientes se sienten enfermos y pierden su apetito durante el tratamiento. Coma cantidades pequeñas de comida varias veces al día para mantenerse fuerte:

    • Escoja alimentos suaves con poco sabor u olor.

    • Asegúrese de cocinar bien todos los alimentos. Esto mata las bacterias y ayuda a prevenir infecciones.

    • Coma alimentos blandos. Es menos probable que causen irritación.

    • Hable con su proveedor de atención médica si tiene problemas para comer o beber lo suficiente. 

  • Use medicamentos contra las náuseas según sea necesario. No espere a que empiecen los vómitos.

  • Manténgase limpia. Durante el tratamiento, su cuerpo no puede luchar muy bien contra los gérmenes.

    • Tome baños o duchas cortos con agua tibia. Evite el agua muy fría o caliente.

    • Use jabón humectante. El tratamiento puede resecar mucho la piel.

    • Use loción varias veces al día para aliviar la piel reseca.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta, o según le indique el proveedor;

  • escalofríos;

  • hemorragia vaginal de color rojo brillante o que empapa más de una toalla sanitaria por hora;

  • secreción maloliente de la vagina o de la herida quirúrgica (incisión);

  • problemas para orinar o sensación de ardor al orinar;

  • dolor muy fuerte o distensión abdominal;

  • signos de infección alrededor de la herida quirúrgica (enrojecimiento, secreción, calor, dolor);

  • incisión que se abre o se separa;

  • pensamientos borrosos o problemas para concentrarse;

  • cansancio continuo;

  • dificultades para respirar;

  • falta de aire, en especial si está en reposo;

  • pulso cardíaco rápido e irregular o dolor de pecho;

  • mareos, aturdimiento;

  • sensación continua de frío;

  • masas (durezas), protuberancias o hinchazón nuevas o inusuales;

  • hemorragia o formación de moretones con facilidad; 

  • náuseas, vómitos o diarrea persistentes;

  • estreñimiento que no mejora, en especial si usa laxantes;

  • enrojecimiento, dolor, hinchazón o calor nuevos en las piernas o en los brazos.

Pregunte a su proveedor de atención médica a quién debe llamar y qué número debe usar si tiene problemas en su casa. Asegúrese de saber cómo obtener ayuda en cualquier momento, esto incluye fuera del horario de atención de la consulta y los fines de semana o los feriados.

Hablar con el equipo de atención médica

Recibir tratamiento para el cáncer de ovarios puede ser difícil para el cuerpo y la mente. Hable con su equipo de atención médica sobre formas de hacer más fácil el proceso. Trabajen juntos para aliviar el efecto de los síntomas en la vida diaria. En general, hay maneras de ayudarla a manejar problemas relacionados con el tratamiento. Hable con su equipo de atención médica para recibir la ayuda que necesita.

Revisor médico: Howard Goodman MD
Revisor médico: Kimberly Stump-Sutliff RN MSN AOCNS
Revisor médico: Lu Cunningham RN BSN
Última revisión: 6/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.