Para los adolescentes: hazte un examen médico para ver si tienes una ITS

Recuerde lo siguiente: Cualquier tipo de relación sexual implica el riesgo de contraer una infección de trasmisión sexual (ITS). También es posible que escuches hablar de ellas como enfermedades de transmisión sexual. Observa si tú o tu pareja tienen signos de ITS. Si no están seguros, háganse un examen médico. Y si resulta que tienes una ITS, ¡busca tratamiento! Díselo a tu pareja para que también se haga un examen médico.

Doctora revisando a una joven.

Observa si hay síntomas

No todas las ITS presentan síntomas visibles. Por ejemplo, la clamidia generalmente se presenta con síntomas leves o sin síntomas. Sin embargo, conocer los síntomas más comunes, como la irritación, sentir molestias y el dolor será útil. Presta atención a tu cuerpo y al de tu compañero(a). Si cualquiera de los dos ve o siente algo que parece un síntoma de una ETS, háganse un examen médico.

Hazte un examen médico

Un examen médico es la única manera de saber con seguridad si tienes una ITS. Puedes hacerte las pruebas necesarias en una clínica o en el consultorio del médico. Algunas de estas pruebas incluyen las siguientes:

  • Examen físico.

  • Una muestra tomada del pene, la vagina, la boca o el recto.

  • Análisis de orina y de sangre, entre ellos la prueba del VIH.

  • Una muestra de tejido, células o saliva.

  • Un examen pélvico (vaginal) o rectal.

Obtén tratamiento

Muchas ITS pueden curarse o tratarse con medicamentos. Un tratamiento iniciado a tiempo puede ayudar a evitar que la enfermedad empeore. Sigue todas las instrucciones para el tratamiento. Y recuerda lo siguiente:

  • Evita mantener relaciones sexuales durante el período indicado. De lo contrario podrías infectar a otras personas. 

  • Toma todos tus medicamentos. Y no compartas tus medicamentos con tu pareja a menos que te lo hayan indicado así.

  • Regresa al médico o a la clínica si los síntomas no desaparecen (o si aparecen de nuevo).

  • Busca tratamiento para cada ITS que tengas.

Habla con tu pareja

Si tienes una ITS, díselo a tu pareja para que también se haga un examen médico. Tal vez te resulte difícil decírselo, pero si no lo haces tu pareja podría tener serios problemas de salud. Además, podría contagiarte otra vez, o contagiar a otros. Si no estás seguro de cómo decírselo, pregúntale a tu médico o enfermero.

También hay tratamientos disponibles para prevenir una infección por VIH. Si eres una persona sexualmente activa o alguna vez te diagnosticaron una ITS, habla con tu proveedor de atención médica sobre las opciones de prevención.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Última revisión: 4/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.