Si su hijo tiene mareos o desmayos

Últimamente su hijo ha tenido mareos, se ha sentido aturdido o se ha desmayado (perdió el conocimiento). Quizás esto le haya sucedido una sola vez o en más de una ocasión. Tal vez esto le produzca mucha preocupación. Sin embargo, los mareos y desmayos no suelen ser señales de que exista un problema grave de salud en niños. Los espasmos del sollozo en niños más pequeños también son inofensivos.

un niño bebiendo un vaso de agua.

¿Cuáles son las posibles causas de los mareos y los desmayos?

La disminución repentina del flujo sanguíneo a la cabeza puede provocar mareos o desmayos en las personas. Algunos factores que ocasionan el desplazamiento de la sangre fuera de la cabeza son los siguientes:

  • Un rápido cambio de posición (por ejemplo, ponerse de pie rápidamente)

  • No comer

  • Estar de pie sin moverse por mucho tiempo

  • Tomar duchas calientes (porque la sangre se desplaza fuera de la cabeza para refrescar la piel)

  • Fiebre o enfermedad

  • La anemia (insuficiencia de glóbulos rojos, que transportan oxígeno por el cuerpo)

  • La deshidratación (insuficiencia de agua en el cuerpo)

  • Arritmia (una frecuencia cardíaca inusualmente acelerada, lenta o irregular) u otra anomalía cardíaca

¿Cuáles son los síntomas de los mareos o los desmayos?

El mareo es una sensación de aturdimiento. El desmayo implica la pérdida del conocimiento. Ambos también pueden estar acompañados de un leve dolor de cabeza, sensación de náuseas o de tener el estómago revuelto, y desorientación o confusión. Es muy normal que un niño que se ha desmayado tenga pequeños espasmos o sacudidas musculares. Sin embargo, estos son diferentes de una convulsión porque son muy breves y se producen en diferentes grupos musculares. En la mayoría de los casos, su hijo recuperará el conocimiento por sí mismo y no debería tener problemas que perduren después de varios minutos del evento. Consulte al médico de su hijo si presenta síntomas persistentes.

¿Cómo se diagnostican los mareos y los desmayos?

El proveedor de atención médica examinará a su hijo y hará preguntas sobre sus síntomas y su estado general de salud. Es probable que a su hijo le pregunten si se siente aturdido o si experimenta una sensación de estar dando vueltas (llamada vértigo). Además, el proveedor de atención médica también preguntará si otros familiares se han visto afectados por episodios de aturdimiento o desmayos. También es posible que el proveedor de atención médica ordene varios exámenes, para descartar ciertas causas de los mareos o los desmayos. Estos exámenes podrían evaluar lo siguiente:

  • La presión arterial

  • La frecuencia cardíaca

  • El ritmo cardíaco (mediante un ECG o ecocardiograma)

  • Análisis de sangre (para ver si tiene anemia u otra afección)

¿Cómo se tratan los mareos y los desmayos?

Si se descubre la causa subyacente de los mareos, el proveedor de atención médica de su hijo hablará con usted sobre su tratamiento. En caso contrario, usted puede ayudar a su hijo aliviando sus síntomas. Si su hijo se siente mareado:

  • Pídale que se siente o se acueste de inmediato. Si está sentado, indíquele que coloque la cabeza entre las rodillas. Esto ayuda a que la sangre regrese a la cabeza.

Si su hijo se ha desmayado:

  • Acuéstelo sobre una superficie plana.

  • Coloque los pies del niño sobre una almohada u otro objeto, para elevarlos por encima del nivel del corazón.

  • Una vez que el niño vuelva en sí, dele algo para beber, como jugo de naranja, a fin de aumentar su nivel de hidratación y elevar el nivel de su azúcar sanguíneo.

  • Si los síntomas del niño no desaparecen con estas simples medidas, llame al proveedor de atención médica de su hijo: En ocasiones, es necesario administrarle líquido por vía intravenosa (IV).

¿Cómo se previenen los mareos y los desmayos?

Ya que la deshidratación puede ocasionar mareos o desmayos, quizás le pidan que aumente la cantidad de agua que su hijo bebe. Además, podrían decirle que aumente el consumo de sal de su hijo durante cierto tiempo. La sal ayuda a que el cuerpo retenga agua. Quizás el proveedor de atención médica le indique que le dé a su hijo una bolsa pequeña de papas fritas o pretzels. También podrían recomendarle bebidas para deportistas, para ayudar a su hijo a mantener un alto nivel de sal y líquido. En muy raras ocasiones, se administran medicamentos a los niños con episodios de desmayos recurrentes si estos se vuelven demasiado frecuentes o problemáticos.

¿Cuáles son las preocupaciones a largo plazo?

Si su hijo se ha desmayado más de un par de veces, es posible que necesite consultar con un cardiólogo. Este profesional es un médico que trata los problemas del corazón. El cardiólogo puede hacer pruebas para determinar si los desmayos se deben a algún trastorno del corazón. De lo contrario, la mayoría de los niños que sienten mareos o se desmayan de vez en cuando no tienen ningún problema a largo plazo.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene alguno de estos síntomas:

  • Se desmaya mientras realiza cualquier actividad física.

  • Tiene un episodio de desmayo que dure más de 30 segundos

  • Tiene episodios repetidos de desmayos o mareos

  • Tiene mareos o desmayos acompañados de dolor de pecho

  • Tiene el ritmo cardíaco acelerado o irregular

  • Tiene contracciones musculares involuntarias y repetidas en los brazos, las piernas o los músculos de la cara que pueden ser una convulsión

  • Antecedentes familiares de muerte súbita cardíaca

Revisor médico: Adler, Liora, MD
Revisor médico: Bass, Pat F., III, MD, MPH
Última revisión: 3/1/2018
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.