Si su hijo tiene espasmos del llanto

Una mamá consuela a su hijo pequeño que contiene la respiración.

A su hijo le están dando espasmos del llanto o del sollozo. Durante los espasmos del llanto, el niño retiene la respiración brevemente antes de perder el conocimiento unos minutos. Los espasmos del llanto tienden a ocurrir después de un traumatismo o un trastorno emocional. Con mayor frecuencia, afectan a niños menores de 3 años. Estos espasmos pueden asustar tanto a los padres como a los hijos, pero por lo general no son un problema grave. Y a menudo desaparecen para cuando el niño cumple los 5 o 6 años.

¿Cuáles son las causas de los espasmos del llanto?

Las causas de los espasmos del llanto no se conocen con exactitud, aunque quizás afecten a varios miembros de la misma familia. Son involuntarias. Esto quiere decir que su hijo no retiene la respiración a propósito. Por lo general, hay un “desencadenante”, que es un acontecimiento desagradable. Algunos desencadenantes comunes pueden ser los siguientes:

  • Inyecciones

  • Lesiones, como golpes en la cabeza, raspones o caídas

  • Emociones fuertes, como el estrés, el miedo, el enojo o el dolor

¿Cuáles son los síntomas de los espasmos del sollozo?

Algunos de los síntomas frecuentes son los siguientes:

  • Apnea (retención de la respiración)

  • Coloración azulada o blanca en la cara

  • Rigidez o flacidez en todo el cuerpo de su hijo durante los espasmos

  • Movimientos incontrolables de los brazos o las piernas

  • Pérdida del conocimiento

¿Cómo se diagnostican los espasmos del llanto?

Los espasmos del llanto generalmente son fáciles de diagnosticar. Para hacerlo, el proveedor de atención médica examinará a su hijo y hará preguntas sobre la historia clínica, la salud y los síntomas del niño. También podrían ordenarse ciertas pruebas, para descartar la posibilidad de que haya otros problemas.

¿Cómo se tratan los espasmos del llanto?

Aunque los espasmos del llanto pueden causar miedo, rara vez son peligrosos. Para prevenirlos, quizás a usted sienta que debe proteger a su hijo de la agitación excesiva o las emociones fuertes. Sin embargo, es importante que usted trate a su hijo normalmente y establezca los límites adecuados. Durante los espasmos del llanto, haga lo siguiente:

  • Tranquilice a su hijo meciéndolo entre los brazos o en su regazo.

  • Si los espasmos persisten, acueste a su hijo boca arriba. Esto facilita el flujo de sangre a la cabeza.

  • No realice reanimación cardiopulmonar (como la respiración boca a boca).

  • Si su hijo estaba comiendo antes de los espasmos, no trate de usar su dedo para sacarle la comida de la boca. Lo que sí puede hacer es darle palmaditas en la espalda, inclinar al niño hacia adelante o acostarlo sobre un lado para prevenir el atragantamiento.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

Lo bueno es que los espasmos del llanto generalmente desaparecen para el momento en que el niño ha cumplido los 5 años. Estos espasmos no causan daños al cerebro ni otros problemas. Tampoco aumentan la propensión de su hijo a tener problemas de salud más adelante.

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si le sucede lo siguiente:

  • Se desmaya (pierde el conocimiento) durante los espasmos del llanto y nunca se había desmayado en el pasado.

  • Tiene una convulsión (temblor o sacudidas) durante una los espasmos del llanto.

Revisor médico: Heather Trevino
Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Pat F Bass MD MPH
Última revisión: 1/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.