Cuando su hijo tiene un objeto en el oído o la nariz

Vista frontal de un oído donde puede verse un objeto insertado en el conducto auditivo y el tímpano con acumulación de líquido. Vista lateral de la cara de un niño donde puede verse un objeto insertado en la nariz con acumulación de líquido.
Small objects, such as a bean or button, can easily get stuck inside a child’s ear or nose. This may cause fluid to build up and become infected.

Por lo general los niños ponen objetos pequeños como alimentos o juguetes en sus oídos y su nariz. Si estos objetos se quedan atascados, puede acumularse líquido en el oído o en la nariz, lo que podría provocar una infección.

Un objeto puesto en la nariz incluso puede ser inhalado hasta los pulmones. Un objeto en un oído puede perforar el tímpano o causar pérdida de audición. Un objeto también puede dañar el tejido corporal o puede ser difícil de extraer.

Síntomas de obstrucción en el oído o la nariz

Su hijo puede tener un objeto atascado en el oído si presenta algo de lo siguiente:

  • Dolor en el oído.

  • Líquido que supura del oído.

  • Pérdida de audición.

  • Irritación. Es posible que el niño se hurgue el oído o juegue con este.

Su hijo puede tener algo atascado en la nariz si presenta algo de lo siguiente:

  • Líquido amarillento, de mal olor o con sangre que supura de la nariz.

  • Respiración obstruida por un lado de la nariz.

Una obstrucción algunas veces no causa ningún síntoma.

Prevención

Mantenga las baterías (pilas) pequeñas fuera del alcance de los niños. Estas baterías pueden ser de relojes, cámaras y audífonos. Son similares a un botón y pueden atascarse fácilmente en un oído o en la nariz. Si se atascan, el ácido de la batería puede escaparse y quemar el interior del oído o de la nariz. Por lo cual, debe asegurarse de guardar en un lugar seguro estas baterías y de desecharlas adecuadamente cuando ya no se necesiten.

Si un objeto se atasca en el oído o en la nariz:

  • No trate de extraer el objeto, ya que puede empujarlo aún más adentro y hacer que sea más difícil de extraer después.

  • No utilice un hisopo de algodón para extraer el objeto, ya que solo lo empujará más adentro.

  • No vierta ningún líquido en el oído ni en la nariz.

Tratar de extraer un objeto sin los instrumentos adecuados también puede irritar y hacer doler el oído o la nariz del niño. Esto hará que el niño coopere menos cuando más tarde el proveedor de atención médica esté tratando de extraer el objeto.  

Más bien, llame al proveedor de atención médica de su niño o vaya a una sala de emergencias. El proveedor puede pedirle que lleve el niño al consultorio o derivarlo a un médico especialista en garganta, nariz y oídos (otorrinolaringólogo). Este especialista tiene los instrumentos especiales para extraer el objeto.

Lo que hará el proveedor de atención médica

El médico extraerá el objeto utilizando los instrumentos adecuados. Si el niño está irritable y no se puede quedar quieto, el medico tendrá que envolverlo o restringirlo suavemente para prevenir daños al oído o la nariz. Si no es posible calmarlo, se podría utilizar anestesia general. Este es un medicamento que hace que el niño se quede dormido. Si se utiliza anestesia, su hijo será llevado a una sala de operaciones para extraer el objeto. Una vez que el objeto haya sido extraído, el médico puede recetar medicamentos o una pomada para prevenir la infección. Use el medicamento para su hijo según le hayan indicado. Llame al médico si ve algún signo de infección, como fiebre (consulte “La fiebre y los niños” más adelante) o dolor en el oído o la nariz. 

Cómo prevenir las obstrucciones futuras

Para ayudar a prevenir que objetos se queden atascados en el oído o la nariz de su hijo:

  • Mantenga los objetos pequeños fuera del alcance de los niños.

  • No limpie el interior del conducto auditivo externo de su hijo con hisopos de algodón. Estos tienden a empujar la cera y pueden dañar el tímpano. Más bien, use un paño húmedo con agua tibia y jabón. Luego enjuague y seque el oído pasando una toalla.

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

Revisor médico: Ashutosh Kacker MD
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN
Revisor médico: Pat F Bass MD MPH
Última revisión: 4/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.