Pruebas audiológicas para bebés y niños

Audiólogo que está realizando una prueba audiológica a una niña de preescolar mientras su madre observa.

Ningún niño es demasiado pequeño para hacerse una prueba audiológica. De hecho, hay pruebas audiológicas que pueden hacerse en recién nacidos. Estas pruebas son importantes porque ayudan a identificar pronto posibles problemas de audición. Cuanto antes se detecte un problema auditivo, más pronto podrá comenzar a tratarse esa pérdida de audición. Eso permite obtener el mejor resultado para el niño. Si algo le preocupa respecto de la audición de su hijo, mencióneselo al proveedor de atención médica de su hijo. Su proveedor podrá derivarlo a un audiólogo. Un audiólogo es un profesional de la salud que se especializa en los problemas de la audición. El audiólogo le realizará una o más pruebas audiológicas a su hijo. A continuación, se enumeran algunas que comúnmente se realizan en niños y bebés. 

Audiometría de respuesta auditiva del tronco encefálico

Este examen también se conoce como respuesta auditiva provocada del tronco encefálico o potencial auditivo provocado del tronco encefálico.

  • Qué hace esta prueba:

    • Registra las ondas cerebrales y si el sonido pasa correctamente por el nervio auditivo hasta el cerebro. Ayuda a predecir cómo están funcionando el oído interno y el tronco encefálico respecto de la audición.  

  • Cómo se realiza la prueba:

    • El niño puede estar dormido o sedado.

    • Le colocarán electrodos adheridos a almohadillas autoadhesivas sobre las orejas o detrás de las orejas del niño y en la cabeza. Los electrodos registran la manera en la que el cerebro responde a los diferentes sonidos. Estos sonidos se desplazan por los auriculares que se colocan dentro de las orejas del niño o cubriéndole las orejas.

    • La prueba toma entre 30 y 60 minutos.

Emisiones otoacústicas

  • Qué hace esta prueba:

    • Evalúa el funcionamiento del oído interno. Se envía sonido al interior del conducto auditivo externo y se mide la respuesta del oído interno. Esta prueba ayuda a determinar si existe algún problema y si es necesario realizar más exámenes.

  • Cómo se realiza la prueba:

    • El niño debe estar dormido o sentado, sin moverse.

    • Le enviarán sonido al conducto auditivo externo por medio de una sonda (un instrumento médico pequeño y delgado, con una punta de goma), que envía y registra sonido. Se mide la respuesta del oído al sonido.

    • La prueba de emisiones otoacústicas se usa para detectar si existe líquido, bloqueo o daño en alguna zona del oído.

    • Este examen toma solo uno pocos minutos.

Prueba de inmitancia acústica

Existen 2 tipos de pruebas de inmitancia acústica: la timpanometría y la prueba de reflejo acústico.

  • Qué hacen estas pruebas:

    • Miden cómo el oído medio responde al sonido o a la presión. Ayudan a encontrar problemas con el oído medio que pudieran ocasionar dificultades para oír.

  • Cómo se realizan las pruebas:

    • Le introducirán una sonda en el conducto auditivo externo.

    • En el caso de la timpanometría, suavemente el instrumento introduce aire en el conducto auditivo externo y lo extrae. Esos cambios en la presión del aire mueven el tímpano. Entonces, permiten medir el movimiento del tímpano.

    • En el caso de la prueba de reflejo acústico, se envía sonido al conducto auditivo externo. Se mide la reacción de los músculos del oído medio al sonido. Esta prueba da información sobre el tipo de problema auditivo y su ubicación.

    • Este examen toma solo uno pocos minutos.

Audiometría por observación de la conducta

  • Qué hace esta prueba:

    • Mide la respuesta a los sonidos. Ayuda a que el audiólogo descarte una importante pérdida de audición. Esta prueba puede hacerse en niños desde recién nacidos hasta los 4 meses.

  • Cómo se realiza la prueba:

    • Se produce un sonido con el habla o con un instrumento especial. El audiólogo evalúa la respuesta del niño al sonido. Por ejemplo, si gira la cabeza, presta atención, se sorprende o abre los ojos.

Audiometría por refuerzo visual

  • Qué hace esta prueba:

    • Mide la respuesta a los sonidos. Determina cuál es el sonido más bajo que su hijo puede oír. Esta prueba puede hacerse en niños desde 6 meses a 3 años de edad.

  • Cómo se realiza la prueba:

    • Se reproduce un sonido para el niño. Se indica al niño que, al oír el sonido, gire la cabeza hacia el lugar de donde proviene el sonido. Entonces, se ilumina un juguete o una pantalla de video. Se evalúan los movimientos de los ojos y de la cabeza.

Audiometría condicionada por juego

  • Qué hace esta prueba:

    • Mide la respuesta a los sonidos. Determina cuál es el sonido más bajo que el niño puede oír. Puede hacerse en niños desde 2 a 4 años de edad capaces de seguir instrucciones.

  • Cómo se realiza la prueba:

    • El niño realiza una tarea, como arrojar una pelota dentro de un balde, cada vez que oye un sonido. Se mide la respuesta del niño al sonido.

Audiometría convencional

  • Qué hace esta prueba:

    • Evalúa si hay problemas auditivos. Puede hacerse en niños a partir de los 4 años.

  • Cómo se realiza la prueba:

    • El niño se coloca auriculares y escucha diferentes sonidos. Luego, levanta la mano cada vez que oye un sonido.

Consejos para preparar a su hijo para las pruebas audiológicas

Haga lo siguiente para ayudar a su hijo a prepararse para la prueba audiológica:

  • Si tiene auriculares, haga que su hijo oiga música tranquila con los auriculares para que se acostumbre a usarlos.

  • Explíquele a su hijo que las pruebas audiológicas no causan ningún dolor y que no le administrarán ninguna inyección.

  • También dígale que durante la prueba le darán cosas para jugar.

Revisor médico: Ashutosh Kacker MD
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN
Revisor médico: Pat F Bass MD MPH
Última revisión: 4/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.