El ejercicio después de un ataque al corazón

Los ejercicios aeróbicos mejoran la resistencia. También ayudan a que su corazón, sus pulmones y sus vasos sanguíneos funcionen mejor. Le harán respirar con más esfuerzo y sudar un poco. La mayor parte de su ejercitación debería consistir en actividades aeróbicas. Buenas opciones son caminar, andar en bicicleta y nadar.

Los ejercicios de fuerza ayudan a desarrollar los músculos. También pueden mejorar la resistencia. Estos ejercicios pueden ser, por ejemplo, levantar pesas y usar bandas de resistencia.

Los ejercicios de estiramiento aumentan la flexibilidad, el equilibrio y la postura. El estiramiento también es una buena manera de reducir el estrés.

Seguridad

  • Siga las indicaciones que le dieron su proveedor de atención médica o su equipo de rehabilitación cardíaca.

  • Si le recetaron nitroglicerina, llévela con usted cuando se ejercite. Tómela según le hayan indicado. Llame al 911 si tiene dolor de pecho y no se alivia cuando se recuesta o toma la nitroglicerina. No conduzca usted mismo hasta la sala de emergencias. Llame a una ambulancia o pida a otra persona que lo lleve. Puede ser peligroso conducir si tiene un ataque cardíaco o después de tomar medicamentos que afectan su presión arterial.

  • Informe de inmediato a su proveedor de atención médica o a su equipo de rehabilitación de cualquier cambio en los síntomas, tales como dolor o dificultad para respirar.

  • Además de controlar sus síntomas, compruebe su frecuencia cardíaca y presión arterial.

  • Aumente lenta y gradualmente el nivel de ejercicio durante varias semanas. No sienta que tiene que exigirse al máximo desde el principio.

  • No haga ejercicio justo después de una comida abundante a temperaturas muy altas o bajas. Esto puede aumentar la sobrecarga del corazón.

Revisor médico: Kang, Steven, MD
Revisor médico: Snyder, Mandy, APRN
Última revisión: 3/1/2018
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.