UC San Diego Health
menu icon
search iconSearch
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Contracciones ventriculares prematuras

Las contracciones ventriculares prematuras son un tipo de latido anormal (arritmia). Son muy comunes en personas de todas las edades.  

Cómo ocurren las contracciones ventriculares prematuras

Corte transversal del corazón que muestra el sistema de conducción.

El corazón tiene 4 cavidades: 2 aurículas superiores y 2 ventrículos inferiores. Normalmente, un grupo especial de células “marcapasos” inician la señal para que comience el latido. Estas células se encuentran en el nódulo sinoauricular, que está en la aurícula derecha. Esta señal viaja rápidamente por el sistema conductor del corazón. Se desplaza a los ventrículos izquierdo y derecho. A medida que va viajando, la señal activa otras partes cercanas del corazón para que se contraigan. Esto hace que el corazón se comprima de manera coordinada.

Cuando hay una contracción ventricular prematura, la señal para que se inicie el latido proviene, en cambio, de uno de los ventrículos. Esta señal es prematura, lo que significa que sucede antes de que el nódulo sinoauricular haya tenido la oportunidad de enviar su señal. Esa señal prematura recorre el resto de su corazón y provoca un latido. Si esto sucede muy pronto después del latido anterior, el corazón impulsará muy poca sangre. Eso provoca la sensación de que ha habido una pausa entre latidos. Si sucede un poco después, el corazón impulsará una cantidad de sangre casi normal. Eso provoca la sensación de que ha tenido un latido adicional. Entonces, el corazón tiene un latido “prematuro” entre los latidos normales.

¿Cuáles son las causas de las contracciones ventriculares prematuras?

Hay ciertos factores que pueden activar una señal prematura en los ventrículos. Por ejemplo:

  • Edad avanzada

  • Menor flujo sanguíneo al corazón (como en la enfermedad de las arterias coronarias)

  • Tejido cicatricial después de un ataque al corazón

  • Problemas con los electrolitos, como bajos niveles de sodio o potasio

  • Cafeína

  • Alcohol

  • Nicotina

  • Drogas ilegales, como la cocaína y las metanfetaminas

  • Mayor adrenalina, como cuando hay ansiedad

  • Determinados medicamentos, como la digoxina

  • Problemas endocrinos (hormonales), como el hipertiroidismo (exceso de la hormona de la tiroides)

Muchas enfermedades del corazón aumentan los riesgos de tener contracciones ventriculares prematuras. Por ejemplo:

  • Presión arterial alta

  • Ataque al corazón

  • Enfermedad coronaria

  • Miocardiopatía dilatada

  • Miocardiopatía hipertrófica

  • Enfermedades cardíacas congénitas

  • Insuficiencia cardíaca

Con frecuencia suceden en personas sin ninguna enfermedad cardíaca. Pero, en cierta forma, las contracciones ventriculares prematuras son más comunes en las personas que tienen algún tipo de enfermedad cardíaca. 

¿Cuáles son los síntomas de las contracciones ventriculares prematuras?

La mayoría de las personas que tienen contracciones ventriculares prematuras ocasionales no presentan ningún síntoma. Es más probable que tenga síntomas si tiene contracciones ventriculares prematuras a menudo. Cuando hay síntomas, suelen ser leves. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Consciencia de que el corazón está latiendo

  • Sensación de que algo aletea en el pecho

  • Sensación de tener un latido adicional o de que el corazón se haya salteado un latido

  • Mareo y sensación de estar por desmayarse

  • Una sensación pulsátil en el cuello

Las contracciones ventriculares prematuras causan síntomas más graves si tiene algún otro problema de corazón, como una insuficiencia cardíaca. 

Diagnóstico de las contracciones ventriculares prematuras

Su proveedor de atención médica le hará preguntas sobre sus antecedentes médicos y le hará un examen físico. La principal prueba para este diagnóstico es un electrocardiograma. Este estudio registra la actividad eléctrica del corazón. Durante un electrocardiograma, le colocarán pequeñas almohadillas (electrodos) en el pecho, los brazos y las piernas. Las almohadillas se conectan con cables a una máquina que registra las señales eléctricas del corazón. Esta prueba permite que el proveedor observe la señal de su latido por cierto tiempo breve. Toda contracción ventricular prematura que ocurra durante la prueba quedará registrada en el electrocardiograma. En algunos casos, su proveedor de atención médica podría indicarle que se haga un electrocardiograma de control cada 24 horas o más por varios años. De ese modo se pueden diagnosticar las contracciones ventriculares prematuras que no suceden con frecuencia. Hay varios tipos de monitores cardíacos:

  • Monitor Holter. Este monitor es una caja pequeña con cables que se conectan a unas almohadillas que se colocan en el pecho. Lo usa por 1 a 2 días. Proporciona un registro constante de la actividad cardíaca. Una vez finalizado el estudio, el proveedor de atención médica analiza el registro.

  • Monitores de episodios. Estos monitores también son cajas pequeñas con cables que se conectan a unas almohadillas que se colocan en el pecho. Por lo general, se usan de 3 a 4 semanas. También podrían dejarse durante varios meses. Uno de ellos es la grabadora de bucle con memoria. Este monitor hace un registro continuo. Pero almacena la grabación solamente al presionar un botón. El otro tipo es una grabadora del tamaño de una tarjeta de crédito. Solo se activa durante un episodio. Con cualquiera de los dos dispositivos, usted le envía las grabaciones de los síntomas al proveedor de atención médica a través del teléfono.

  • Telemetría cardíaca ambulatoria móvil. Por lo general, este tipo de monitoreo de episodios se usa por 30 días. Se usa la tecnología del celular para enviar datos en tiempo real a un centro de monitoreo en el que lo revisan técnicos capacitados. También puede contactar a un proveedor de atención médica en caso de haber un problema que ponga en peligro su vida.

  • Parche de registro. Es un pequeño parche adhesivo autónomo que registra el ritmo cardíaco por un máximo de 2 semanas.

  • Monitor cardíaco implantable. Es un dispositivo pequeño que se implanta debajo de la piel. Puede usarse para controlar el ritmo cardíaco durante varios años.

  • Productos comerciales portátiles de monitoreo del ritmo cardíaco. Por ejemplo, pulseras o relojes inteligentes. Pueden ser útiles para detectar ritmos cardíacos anormales.

Puede que estas sean las únicas pruebas que necesita su proveedor de atención médica. Quizás necesite más pruebas si tiene contracciones ventriculares prematuras con más frecuencia, o muchas de manera consecutiva. Su proveedor puede buscar otras causas, incluidos posibles problemas cardíacos. Estas pruebas pueden incluir las siguientes:

  • Ecocardiografía. Este estudio usa ecografías para evaluar la estructura y el funcionamiento del corazón.

  • Ergometría. Esta prueba se usa para ver cómo responde su corazón a la actividad física y para evaluar el flujo sanguíneo de las arterias del corazón.

  • Tomografía computarizada o resonancia magnética cardíaca. En estas pruebas se crean imágenes detalladas del corazón.

  • Análisis de sangre. Sirven para comprobar los niveles tiroideos y de electrolitos.

Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Ronald Karlin MD
Revisor médico: Steven Kang MD
Última revisión: 7/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.