Síndrome metabólico: cómo bajar la presión arterial

El síndrome metabólico es un conjunto de 5 factores de salud que pueden derivar en problemas de salud graves. Estos factores aumentan en gran medida su riesgo de padecer diabetes, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. La presión arterial alta (hipertensión) es uno de los factores que definen el síndrome metabólico.

¿Qué es la presión arterial alta?

Se produce cuando la fuerza que hace la sangre contra el interior de los vasos sanguíneos es más alta de lo que debería. Esto hace que el corazón se esfuerce más y puede dañar los vasos sanguíneos. La presión arterial se considera alta cuando su nivel llega a 130/80 mmHg o más.

Con frecuencia, su proveedor de atención médica revisará su presión arterial en cada consulta. Obtener un resultado alto en una visita al consultorio no significa que tenga un problema de presión arterial alta. Presión arterial alta significa que la presión de su sangre se mantiene alta durante un tiempo. Por esta razón, su proveedor se la revisa cada vez que usted lo visita en su consultorio. Luego, el profesional analiza el patrón de su presión arterial. Trate de llegar lo suficientemente temprano a su cita de manera que pueda descansar antes de que le tomen la presión arterial. No haga actividades enérgicas, no consuma cafeína y no fume durante al menos 30 minutos antes de que le midan la presión. También puede medirse la presión arterial en su hogar. Esto le permite asegurarse de que se mantenga bien controlada.

Haga cambios de estilo de vida

Estos cambios pueden ayudar a bajar su presión arterial. Algunos son los siguientes:

  • Baje de peso. Incluso una pérdida de peso pequeña puede bajar su presión arterial. A medida que baje de peso de a poco, es posible que vea que su presión arterial bajar lentamente.

  • Deje de fumar. La nicotina del tabaco eleva la presión arterial. Fumar también aumenta el riesgo de tener otras enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, muchos tipos de cáncer y la mayoría de las afecciones de los pulmones. El primer paso es fijar un día para dejar el tabaco. Hable con su proveedor de atención médica sobre métodos para dejar de fumar. Hay programas y medicamentos que pueden ayudarlo.

  • Lleve una alimentación saludable. Coma muchas frutas y verduras. Consuma productos lácteos sin grasa o con un contenido bajo de grasa, y beba menos alcohol.

  • Coma menos sal (sodio). La sal puede elevar la presión arterial. Pruebe usar condimentos sin sal o hierbas y especias. Elija refrigerios, carnes frías y alimentos enlatados con un contenido bajo de sal o sin sal.

  • Haga más actividad física. El ejercicio puede ayudar a bajar la presión arterial. Haga al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días. Si no es muy activo, hable con su proveedor antes de comenzar a realizar ejercicio. Este profesional puede ayudarlo a decidir qué es lo mejor para usted.

  • Controle el estrés. La tensión nerviosa puede hacer subir la presión arterial. Hable con su proveedor sobre cómo bajar su nivel de estrés. Probablemente le aconseje usar métodos de relajación, consultar a un consejero, a un asesor de salud o participar en alguna clase.

Medicamentos

Es posible que también le receten un medicamento para ayudar a bajar la presión arterial. El medicamento ayudará a reducir el esfuerzo del corazón y a proteger los vasos sanguíneos. Si baja de peso, probablemente pueda tomar menos medicamento o tal vez ya no lo necesite.

Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Robert Hurd MD
Última revisión: 6/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.