Procedimientos de diagnóstico digestivo

¿Cómo se diagnostica un trastorno digestivo?

Para diagnosticar un trastorno digestivo, el proveedor de atención médica le preguntará sobre su historial médico y sus síntomas. Se le realizará también una exploración física.

También es posible que necesite ciertas pruebas y análisis para ayudar a obtener un diagnóstico, como por ejemplo:

Exámenes de laboratorio

  • Prueba de sangre oculta en las heces o prueba inmunoquímica fecal. Esta prueba permite detectar la presencia de sangre oculta en las heces. Se coloca una cantidad muy pequeña de heces en una tarjeta especial. Las heces se analizan en el consultorio del proveedor de atención médica o se envían a un laboratorio.

  • Cultivo fecal: Esta prueba permite detectar la presencia de bacterias anormales en el tubo digestivo que pueden causar diarrea y otros problemas. Se toma una pequeña muestra de heces y se la envía a un laboratorio. En 2 o 3 días, la prueba mostrará si hay bacterias anormales.

  • Otros análisis de heces. En las heces se pueden comprobar muchas cosas, como la inflamación, la función del páncreas y las infecciones no bacterianas, como los virus y los parásitos.

  • Pruebas del aliento. Pueden ayudar a diagnosticar una serie de trastornos digestivos. Los que comprenden las bacterias estomacales (H. pylori), la mala digestión de los azúcares (por ejemplo, la lactosa o el azúcar de la leche), el sobrecrecimiento bacteriano y el retraso en el vaciado del estómago (gastroparesia).

Pruebas de diagnóstico por imágenes

  • Estudio del tránsito colorrectal. Esta prueba muestra cómo se mueven los alimentos a través del colon. Se ingieren cápsulas que contienen pequeños marcadores que pueden verse en una radiografía. A continuación, se sigue una dieta rica en fibra durante el transcurso de la prueba. El movimiento de los marcadores a través del colon se controla con radiografías abdominales. Se toman varias veces entre 3 y 7 días después de tragar la cápsula. Una forma más novedosa de hacerlo es la llamada cápsula de motilidad inalámbrica o cápsula endoscópica.

  • Tomografía computarizada. En esta prueba se emplean rayos X y una computadora para crear imágenes detalladas del cuerpo. En la tomografía computarizada se observan detalles de los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Estas imágenes son más detalladas que las que se obtienen en las radiografías generales. 

  • Defecografía. Esta prueba es una radiografía de la zona anal y rectal. Comprueba cómo salen las heces del cuerpo y cómo funcionan los músculos rectales. También puede encontrar anomalías en el ano o el recto. Durante la prueba, el recto se llena de una pasta suave que tiene la misma consistencia que las heces. A continuación, se sienta en un retrete colocado dentro de una máquina de rayos X. Se aprieta y se relaja el ano para expulsar la pasta. El radiólogo estudia las radiografías para ver si hay algún problema.

  • Serie gastrointestinal inferior. Esta prueba también se conoce como enema de bario. Se observa el recto, el intestino grueso y la parte inferior del intestino delgado. El bario se administra en el recto en forma de enema. Una radiografía del abdomen muestra estenosis (zonas estrechas), obstrucciones (bloqueos) y otros problemas.

  • Resonancia magnética. En esta prueba se combinan imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para generar imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del cuerpo. Usted se acuesta en una cama que se mueve dentro de la máquina de resonancia magnética cilíndrica. La máquina toma una serie de imágenes del interior del cuerpo utilizando un campo magnético y ondas de radio. La computadora mejora las imágenes. La prueba no duele. Y usted no se expone a radiación. Dado que la máquina de resonancia magnética es como un túnel, algunas personas se sienten claustrofóbicas o son incapaces de mantenerse quietas durante la prueba. Se les puede dar un sedante para que se relajen. No puede haber objetos metálicos en la sala de resonancia magnética. Por lo tanto, las personas con marcapasos o clips o varillas metálicas dentro del cuerpo no pueden someterse a esta prueba. Hay que quitarse todas las piezas de joyería antes de la prueba.

  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética. Esta prueba utiliza la resonancia magnética para ver los conductos biliares. La máquina utiliza ondas de radio e imanes para explorar los tejidos y órganos internos.

  • Estudio de la motilidad orofaríngea (deglución). También se conoce como prueba de tránsito esofágico o esofagografía. En esta prueba, se le dan pequeñas cantidades de un líquido que contiene bario para que lo beba con una botella, una cuchara o una taza. Se toman una serie de radiografías para ver lo que ocurre al tragar el líquido.

  • Gammagrafía de vaciamiento gástrico. Durante esta prueba, se ingieren alimentos que contienen un radioisótopo. Se trata de una sustancia ligeramente radiactiva que aparecerá en un escáner. La dosis de radiación del radioisótopo es muy pequeña y no es perjudicial. Pero permite al radiólogo ver la comida en el estómago y la rapidez con la que sale del estómago, mientras permanece recostado bajo una máquina. Otras pruebas más recientes para diagnosticar los problemas de salida de los alimentos del estómago (gastroparesia) son la prueba del aliento y una cápsula de motilidad inalámbrica.

  • Ecografía. En esta prueba de diagnóstico por imágenes se usan ondas de sonido de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, de los tejidos y de los órganos. Las ecografías sirven para ver los órganos internos mientras están en funcionamiento. También puede evaluar el flujo sanguíneo a través de varios vasos. El gel se pone en la zona del cuerpo que se estudia, como el abdomen. A continuación, se coloca una varilla llamada transductor en la piel. El transductor envía ondas sonoras al interior del cuerpo que rebotan en los órganos y regresan al ecógrafo, lo que permite obtener una imagen en el monitor. También se toma una fotografía o se graba un video de la prueba para poder revisarla en el futuro.

  • Serie gastrointestinal superior, también conocida como estudio de la deglución con bario. Esta prueba permite ver los órganos que están en la parte superior del aparato digestivo. Son el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). Se ingiere bario y luego se toman radiografías para comprobar los órganos digestivos.

Procedimientos endoscópicos

  • Colonoscopia. Este procedimiento permite al proveedor de atención médica ver toda la longitud del intestino grueso (colon). A menudo puede ayudar a encontrar masas anormales, tejido inflamado, úlceras y sangrado. Se introduce un colonoscopio en el recto y se sube hasta el colon. Un colonoscopio es una sonda larga y flexible con una luz. Permite al proveedor de atención médica ver el revestimiento del colon y extirpar tejido para un estudio posterior, si es necesario. También puede tratar algunos problemas, si se encuentran. Ahora está disponible una colonoscopia virtual. Utiliza imágenes de tomografía computarizada para observar el colon. Pero los problemas no pueden tratarse durante una colonoscopia virtual.

  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica. Este procedimiento permite que el proveedor de atención médica diagnostique y trate problemas del hígado, de la vesícula biliar, de los conductos biliares y del páncreas. Combina radiografías con el uso de un endoscopio. Es una sonda larga, flexible y con luz. El endoscopio se introduce en la boca y la garganta y, a continuación, en el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El proveedor de atención médica puede observar el interior de estos órganos y ver cualquier problema. A continuación, se pasa una sonda a través del visor. Se inyecta un colorante que permite que los órganos internos aparezcan en una radiografía.

  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD o endoscopia superior). Una esofagogastroduodenoscopia permite al proveedor de atención médica observar el interior del esófago, el estómago y el duodeno con un endoscopio. El endoscopio se introduce en la boca y la garganta, y luego en el esófago, el estómago y el duodeno. Con el endoscopio, el proveedor de atención médica puede ver el interior de esta parte del cuerpo. También pueden introducir instrumentos a través del endoscopio para extirpar una muestra de tejido (una biopsia), si es necesario. Cuando se acopla una sonda de ultrasonido a un endoscopio, se puede realizar una ecografía interna. Esto se llama ecografía endoscópica. Cuando la prueba se extiende al intestino delgado más profundo, se llama enteroscopia.

  • Sigmoidoscopia. Este procedimiento permite al proveedor de atención médica comprobar el interior de una parte del intestino grueso. Es útil para determinar las causas de diarrea, dolor abdominal, estreñimiento, crecimientos anormales y hemorragias. Se introduce un sigmoidoscopio en el intestino a través del recto. Esta sonda corta, flexible y con luz insufla aire en el intestino para inflarlo. Esto facilita la visualización del interior.

Otros procedimientos

  • Manometría anorrectal. Esta prueba ayuda a medir la fuerza de los músculos del recto y del ano. Estos músculos normalmente se tensan para retener la evacuación intestinal y se relajan cuando ésta se produce. La manometría anorrectal es útil para comprobar si existen malformaciones anorrectales y la enfermedad de Hirschsprung, entre otros problemas. Se coloca una pequeña sonda en el recto. Mide las presiones ejercidas por los músculos del esfínter que rodean el canal.

  • Manometría esofágica. Esta prueba ayuda a medir la fuerza de los músculos del esófago. Es útil para evaluar el reflujo gastroesofágico y los problemas de deglución. Se introduce una pequeña sonda en la fosa nasal. Luego pasa a la garganta y finalmente al esófago. Mide la presión que ejercen los músculos del esófago en reposo.

  • Control del pH esofágico. Un monitor de pH esofágico mide la acidez en el interior del esófago. Es útil para evaluar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Se coloca una sonda fina de plástico en una fosa nasal. Se guía por la garganta hasta el esófago. La sonda se detiene justo por encima del esfínter esofágico inferior. Esto es en la conexión entre el esófago y el estómago. En el extremo de la sonda dentro del esófago hay un sensor que mide el pH o la acidez. El otro extremo de la sonda, fuera del cuerpo, se conecta a un monitor. Este registra los niveles de pH durante un periodo de 24 a 48 horas. Se recomienda actividad normal durante el estudio. Usted lleva un diario de sus síntomas, como las náuseas o la tos. También registra cuándo come, qué tipo de alimentos y en qué cantidad. Luego se evalúan las mediciones de pH y se comparan con sus actividades durante este período. En ocasiones, el control del pH esofágico se realiza durante una endoscopia superior mediante la colocación de una sonda de pH en el esófago. La sonda mide el pH sin necesidad de tener una sonda en la nariz o en la boca.

  • Endoscopia por cápsula. Esta prueba ayuda a los proveedores de atención médica a observar el intestino delgado. Se utiliza porque los procedimientos tradicionales, como la endoscopia superior o la colonoscopia, no pueden llegar a esta parte del intestino. Este procedimiento es útil para encontrar las causas de las hemorragias, los pólipos, la enfermedad inflamatoria intestinal, las úlceras y los tumores del intestino delgado. Se coloca un dispositivo sensor en el abdomen. A continuación, se ingiere una pequeña cápsula. La cápsula lleva una cámara de video. La cápsula pasa de forma natural por el tubo digestivo mientras envía imágenes de video a una grabadora de datos. La grabadora de datos se sujeta a la cintura con un cinturón durante 8 horas. Las imágenes del intestino delgado se descargan de la grabadora de datos a una computadora. Un proveedor de atención médica revisa las imágenes en una pantalla de computadora. La cápsula pasa por el colon y sale del cuerpo en las heces en unas 24 horas.

  • Manometría gástrica. Esta prueba mide la actividad eléctrica y muscular del estómago. El proveedor de atención médica le pasa una sonda delgada por la garganta hasta el estómago. Esta sonda lleva un cable que hace mediciones de los movimientos musculares del estómago mientras este digiere la comida y los líquidos. Esta prueba ayuda a mostrar el funcionamiento del estómago. Permite ver si hay algún retraso en la digestión. Esta prueba puede extenderse al intestino delgado y se denomina manometría antroduodenal. El duodeno es la primera parte del intestino delgado.

Revisor médico: Jen Lehrer MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 8/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.