Nefropatía por inmunoglobulina A (IgA)

¿Qué es la nefropatía por IgA?

La nefropatía por IgA es una enfermedad renal crónica. Avanza durante 10 a 20 años, y puede provocar enfermedad renal terminal. Se produce por los depósitos de la proteína inmunoglobulina A (IgA) dentro de los filtros (glomérulos) de los riñones. Los glomérulos normalmente filtran los desechos y el exceso de agua de la sangre y los envían a la vejiga en forma de orina. Sin embargo, la proteína IgA impide este proceso de filtración. En consecuencia, puede producirse lo siguiente:

  • Sangre y proteínas en la orina (hematuria y proteinuria)

  • Hinchazón en las manos y los pies (edema)

Es la causa más común de inflamación de los glomérulos. Es más frecuente en las personas caucásicas y las asiáticas. A menudo se presenta en personas de entre 13 y 40 años.

¿Cuáles son las causas de la nefropatía por IgA?

La proteína IgA es un elemento normal del sistema inmunitario del cuerpo. Se desconoce por qué se forman depósitos de IgA en los glomérulos. Es hereditario en más del 10 % de las familias afectadas. Es posible que algunas personas que heredan el gen no tengan síntomas, pero pueden transmitir el gen a sus hijos. Afecta más a los varones que a las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la nefropatía por IgA?

La nefropatía por IgA es una enfermedad silenciosa y es posible que pasen años sin que se la detecte. Puede aparecer a cualquier edad, pero a menudo los síntomas empiezan antes de los 40 años. El síntoma más común es la sangre en la orina (hematuria). Puede llevar muchos años que la enfermedad avance al grado de provocar problemas. Algunos son hinchazón, infecciones recurrentes en las vías respiratorias superiores o enfermedad intestinal. Las personas con nefropatía por IgA también pueden tener dolor en el costado y fiebre baja. En casos poco frecuentes, la presión arterial puede subir a un nivel peligroso.

¿Cómo se diagnostica la nefropatía por IgA?

Su proveedor de atención médica revisará sus antecedentes médicos y le hará una exploración física. Otras pruebas pueden incluir las siguientes:

  • Controles de la presión arterial.

  • Análisis de colesterol.

  • Pruebas para detectar la presencia de proteínas en la orina.

  • Pruebas para detectar la presencia de proteínas en la sangre.

  • Biopsia renal (para determinar si hay depósitos de IgA). Para esta prueba, se extirpa una muestra de tejido del riñón y se la examina con un microscopio.

¿Cuál es el tratamiento para la nefropatía por IgA?

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado general de salud. También, de la gravedad de la afección.

El tratamiento puede incluir lo que se detalla a continuación:

Medicamentos

  • Medicamentos para la presión arterial.Entre ellos, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA). Los medicamentos para la presión arterial ayudan a reducirla y protegen los riñones. También contribuyen a prevenir la pérdida de proteínas en la orina. Las embarazadas no deben usar estos medicamentos.

  • Corticoesteroides. Reducen la inflamación y el tejido cicatricial dentro del riñón.

  • Aceite de pescado concentrado recetado. Ayuda a disminuir la inflamación y el daño dentro del riñón.

  • Medicamentos para bajar el colesterol. Entre ellos, las estatinas. Las personas con daño en los riñones tienen mayor riesgo de sufrir un ataque cerebral o un ataque al corazón. Controlar el colesterol ayuda a disminuir el riesgo de ambos.

Otros tratamientos

  • Cambios en la dieta para reducir la grasa y el colesterol. La grasa y el colesterol pueden provocar la acumulación de placa en las arterias renales y producir mayor daño a los riñones.

  • Dejar de fumar.

  • Hacer ejercicio y bajar de peso, si es necesario.

  • Consumir mucho líquido.

¿Cuáles son las complicaciones posibles de la nefropatía por IgA?

Las complicaciones incluyen las siguientes:

  • Insuficiencia renal

  • Presión arterial alta (hipertensión)

  • Colesterol elevado

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Avísele a su proveedor de atención médica si los síntomas empeoran o tiene síntomas nuevos.

Información importante sobre la nefropatía por IgA

  • La nefropatía por IgA es una enfermedad en la cual se acumula proteína IgA y daña la parte de los riñones encargada de filtrar (glomérulos).

  • Es posible que el daño no provoque síntomas o que sean pocos. El síntoma más común es la sangre en la orina.

  • La enfermedad se diagnostica con análisis de sangre y de orina. Quizás también se necesite hacer una biopsia del riñón.

  • El tratamiento tiene como fin proteger el riñón para que no sufra mayores daños y consiste en controlar la presión arterial, el colesterol y la inflamación.

  • Se hacen análisis regulares para revisar la función renal.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Walead Latif MD
Última revisión: 3/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.