Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)

¿Qué es una CPRE?

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es un procedimiento que sirve para diagnosticar y tratar problemas del hígado, de la vesícula biliar, de los conductos biliares y del páncreas. En este estudio, se combinan las radiografías con el endoscopio (un tubo largo y flexible que tiene una luz). El proveedor de atención médica guía el endoscopio a través de la boca y la garganta; luego, baja por el esófago, el estómago y llega a la primera parte del intestino delgado (duodeno). El proveedor puede ver el interior de estos órganos y verificar si hay algún problema. Luego, pasará una sonda a través del endoscopio e inyectará un medio de contraste en los conductos que llegan al hígado (conductos biliares) y en el conducto que llega al páncreas (conducto pancreático). En esta parte de la CPRE, se destacan las estructuras de estos órganos en la radiografía.

¿Por qué podría necesitar una CPRE?

Puede necesitar una CPRE para averiguar la causa de un dolor abdominal que no tiene explicación o la presencia de una coloración amarillenta en la piel y en los ojos (ictericia). Puede usarse para obtener más información si tiene pancreatitis o cáncer de hígado, de páncreas o de los conductos biliares.

Las siguientes son otras afecciones que pueden encontrarse mediante la CPRE:

  • Obstrucciones o piedras en los conductos biliares

  • Pérdida de líquidos de los conductos biliares o pancreáticos

  • Obstrucciones o estrechamiento de los conductos pancreáticos

  • Tumores

  • Infección de los conductos biliares

El proveedor de atención médica también puede tener otros motivos para recomendarle una CPRE.

¿Cuáles son los riesgos de la CPRE?

Quizás sea conveniente que hable con su proveedor de atención médica sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante la prueba. También pregunte sobre los riegos que se aplican a su caso.

Piense en la posibilidad de anotar todas las radiografías a las que se somete e incluya las exploraciones que le realizaron anteriormente y las radiografías que le hicieron por otros motivos. Muéstrele esta lista a su proveedor. Los riesgos de la exposición a la radiación pueden estar asociados a la cantidad de radiografías que le hacen a lo largo del tiempo.

Si está embarazada o piensa que podría estarlo, dígaselo al proveedor. La exposición a la radiación durante el embarazo puede causar defectos de nacimiento.

Informe al proveedor si tiene sensibilidad o alergia a los medicamentos, a los medios de contraste, al yodo o al látex.

Entre las complicaciones posibles, se incluyen las siguientes:

  • Inflamación del páncreas (pancreatitis) o de la vesícula biliar (colecistitis). La pancreatitis es una de las complicaciones más comunes. Hable al respecto con el proveedor antes de la prueba. Tenga en cuenta que la CPRE a menudo se hace para aliviar los síntomas de determinados tipos de pancreatitis.

  • Infección

  • Sangrado

  • Un desgarro en el revestimiento de la parte superior del intestino delgado, en el esófago o en el estómago

  • Acumulación de bilis fuera del sistema biliar (biloma)

Es posible que no puedan hacerle una CPRE en los siguientes casos:

  • Tuvo una cirugía del sistema digestivo en la que se obstruyeron los conductos del árbol biliar.

  • Tiene bolsas en el esófago (divertículos esofágicos) o en el duodeno u otra anatomía anormal que dificulta la realización de la prueba. A veces, se hacen cambios en la CPRE para que pueda usarse en estos casos.

  • Tiene bario en los intestinos debido a un procedimiento con bario reciente. El bario puede interferir con la CPRE.

Es posible que haya otros riesgos, según la afección. Hable con el proveedor sobre cualquier inquietud que tenga antes de la prueba.

¿Cómo me preparo para una CPRE?

Lo siguiente puede ayudarlo a prepararse para la CPRE:

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento, y usted puede hacer preguntas.

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento, en el que dará su permiso para que se realice la prueba. Lea el formulario atentamente y haga las preguntas que necesite si algo no está claro.

  • Avísele al proveedor si alguna vez tuvo una reacción a un medio de contraste o si tiene alergia al yodo.

  • Informe al proveedor si tiene sensibilidad o alergia a cualquier medicamento, al látex, a la cinta adhesiva o a la anestesia.

  • Siga las instrucciones que le den con respecto a no comer ni beber antes del procedimiento.

  • Informe a su proveedor si está embarazada o piensa que podría estarlo.

  • Dígale al proveedor todos los medicamentos que usa, ya sean con receta, de venta libre o suplementos a base de hierbas.

  • Informe al proveedor si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos. Además, dígale al proveedor si toma anticoagulantes, aspirinas, ibuprofeno, naproxeno u otros medicamentos que afectan la coagulación de la sangre. Antes del tratamiento, el proveedor podría pedirle que deje de tomar estos medicamentos.

  • Si tiene una enfermedad de las válvulas del corazón, es posible que el proveedor le administre antibióticos antes del procedimiento.

  • Quizás esté despierto durante el procedimiento. Pero le darán un sedante antes de que comience. Según la anestesia que le pongan, es posible que esté completamente dormido y no sienta nada. Necesitará que otra persona lo lleve a casa.

  • Siga toda instrucción que le dé su proveedor para prepararse.

¿Qué sucede durante la CPRE?

Pueden hacerle una CPRE de forma ambulatoria o durante una hospitalización. Los procedimientos pueden variar según su afección y las prácticas del proveedor de atención médica.

En general, hacer una CPRE implica el siguiente proceso:

  1. Tendrá que quitarse la ropa, las joyas u otros objetos que puedan entorpecer el procedimiento.

  2. Deberá quitarse la ropa y ponerse una bata de hospital.

  3. Le colocarán una vía intravenosa en el brazo o en la mano.

  4. Durante el procedimiento, es probable que reciba oxígeno a través de una sonda colocada en la nariz.

  5. Lo colocarán sobre su lado izquierdo o, por lo general, boca abajo, en la camilla de radiografías.

  6. Es posible que le rocíen un medicamento anestésico en la parte posterior de la garganta. Esto evitará que le den arcadas cuando el endoscopio pase por la garganta. No podrá tragar la saliva que se acumule en la boca durante el procedimiento. Le succionarán la saliva de la boca a medida que sea necesario.

  7. Le colocarán un protector bucal para evitar que muerda el endoscopio y para proteger los dientes.

  8. Una vez que tenga la garganta adormecida y esté relajado por el sedante, el proveedor guiará el endoscopio por el esófago hasta el estómago y a través del duodeno hasta llegar a los conductos del árbol biliar.

  9. Se pasará una sonda pequeña a través del endoscopio hasta el árbol biliar. El medio de contraste se inyectará en los conductos. Se puede inyectar aire antes del medio de contraste. Esto puede hacer que sienta el abdomen lleno.

  10. El proveedor hará varias radiografías. Durante las tomas, es posible que le pidan que cambie de posición.

  11. Una vez tomadas las radiografías del árbol biliar, el proveedor volverá a colocar la sonda pequeña para inyectar el medio de contraste en el conducto pancreático. El medio de contraste se inyectará en el conducto pancreático. El proveedor tomará radiografías. Una vez más, quizás le pidan que cambie de posición mientras le toman las radiografías.

  12. Si es necesario, el proveedor tomará muestras de líquido o tejido. Puede hacerle otros procedimientos, como la extracción de cálculos biliares o el tratamiento de obstrucciones, mientras tenga colocado el endoscopio.

  13. Una vez que se hagan las radiografías y cualquier otro procedimiento, retirarán el endoscopio.

¿Qué ocurre después de la CPRE?

Después del procedimiento, lo llevarán a una sala de recuperación. Una vez que la presión arterial, el pulso y la respiración estén estables, lo llevarán a una habitación del hospital o le darán el alta. Si le hicieron este procedimiento de manera ambulatoria, organice para que alguien lo lleve a casa.

No se le permitirá comer ni beber nada hasta que regrese el reflejo nauseoso. Es posible que tenga dolor de garganta y molestias durante unos días al tragar. Eso es normal.

Muchas veces, se administra un supositorio rectal después de la CPRE. Así se reduce el riesgo de pancreatitis.

Puede retomar su dieta y sus actividades habituales después del procedimiento, a menos que el proveedor de atención médica le indique lo contrario.

Informe al proveedor de atención médica si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre o escalofríos

  • Enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra secreción del lugar de la inyección intravenosa

  • Dolor abdominal, náuseas o vómitos

  • Heces negruzcas, alquitranadas o con sangre

  • Dificultad para tragar

  • Dolor de garganta o de pecho que empeora

El proveedor puede darle otras instrucciones después del procedimiento, según cuál sea su situación.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento, y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Neil Grossman MD
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Tara Novick BSN MSN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.