Para adolescentes: lo que debes saber acerca de la clamidia

La clamidia es una enfermedad que se trasmite por contacto sexual. Es muy común entre los adultos. Resulta fácil de tratar, pero hay que tomar los medicamentos adecuados. Es necesario recibir tratamiento en el consultorio del proveedor de atención médica o en un centro de salud.

La clamidia puede no manifestar síntomas

Debes estar atento a lo siguiente: 

  • La mayoría de las personas no tienen síntomas al principio. Ni siquiera saben que la tienen. Es posible que lo descubran más adelante cuando ya han contagiado a otra persona. O quizás lo descubran si tienen complicaciones, como no poder tener hijos.

  • Algunas personas sí tienen signos. Podrías tener secreción del pene, de la vagina o del recto. Puedes sentir ardor al orinar o dolor en los órganos genitales o el recto. La clamidia en la vagina o en el recto puede provocar sangrado.

  • En las mujeres, la clamidia puede producir sangrado en medio del ciclo menstrual. Puede provocar dolor vaginal o pélvico. En las mujeres, puede causar enfermedad inflamatoria pélvica. Esta puede hacer que sea difícil o hasta imposible tener hijos.

  • En los hombres, la clamidia puede provocar ardor en la cabeza del pene. Eso puede hacer que los testículos se inflamen. En casos poco frecuentes, puede hacer que los hombres sean estériles.

  • Por lo general, el dolor o el ardor desaparecen en un par de semanas, pero la clamidia permanece y puede causar problemas a largo plazo. Entre estos se encuentran la infertilidad, abscesos rectales y dolor crónico. 

  • Los niños nacidos de mujeres que tienen la enfermedad también pueden enfermarse. Pueden sufrir daños en los pulmones y en los ojos.

Protégete de la clamidia

La mejor manera de protegerse es no tener relaciones sexuales. Si las tienes, asegúrate de que tu pareja no tenga clamidia. Para esto, la mejor manera es un examen médico. Si no sabes si tú o tu pareja tienen la enfermedad, usa un condón de látex.

Debes estar sobrio. El abuso del alcohol y las drogas puede hacerte perder el control. En ese estado es más probable que tengas relaciones sexuales sin condón.

Usa siempre un condón

No hagas ninguna excepción a lo siguiente: 

  • Usa siempre un condón de látex nuevo. Úsalo cada vez que tengas relaciones sexuales, bien sea de tipo vaginal, oral o anal.

  • Los condones de látex, tanto masculinos como femeninos, que se usan correctamente y siempre, pueden reducir el riesgo de contagiar infecciones de trasmisión sexual.

  • Mantén condones de látex a mano. Guárdalos en un lugar fresco. No los lleves en la billetera ni los dejes en tu automóvil.

Utiliza los condones correctamente

El uso correcto del condón de látex ayuda a prevenir la transmisión de la clamidia. Si usas un lubricante, asegúrate de que sea a base de agua. No uses vaselina, aceite ni crema para las manos. Pueden hacer que el condón se rompa.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Última revisión: 10/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.