Síndrome del asa ciega

¿Qué es el síndrome del asa ciega?

Su sistema digestivo descompone los alimentos que usted come para que su cuerpo pueda usarlos como combustible. Los alimentos pasan de su estómago a sus intestinos. Allí, se absorben los nutrientes. El exceso de comida va hacia el colon y sale del cuerpo en forma de desechos.

Con el síndrome del asa ciega, la comida no puede seguir la ruta digestiva normal. En cambio, saltea una parte de su intestino.

El síndrome del asa ciega también se conoce como:

  • Síndrome de estasis

  • Síndrome del asa estancada

  • Síndrome de derivación intestinal

¿Cuáles son las causas del síndrome del asa ciega?

El síndrome del asa ciega suele deberse al crecimiento excesivo de bacterias en el intestino. Eso hace que la comida siga una ruta alternativa. Se forma entonces un "asa ciega" (una curva ciega). En consecuencia, el intestino delgado se vuelve más corto que lo normal. Entonces, los intestinos no pueden absorber correctamente los nutrientes. En cambio, se eliminan del cuerpo en forma de desechos.

El síndrome del asa ciega suele ocurrir como una complicación de la cirugía abdominal. El tipo más común de cirugía que causa este acortamiento del intestino es la cirugía que se hace en casos de obesidad. En esta cirugía, parte del intestino se saltea a propósito.

Hay problemas digestivos que también pueden ocasionar el síndrome del asa ciega. Puede ocurrir como una complicación de lo siguiente:

  • Diverticulitis

  • Enfermedad de úlcera péptica

  • Enfermedad intestinal inflamatoria (enfermedad de Crohn y colitis)

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del asa ciega?

Uno de los principales síntomas del síndrome del asa ciega es una pérdida de peso inexplicada. Esto sucede cuando todo el intestino no puede digerir la comida ni absorber los nutrientes. Si su cuerpo no obtiene los nutrientes y la grasa que necesita, se produce la pérdida de peso.

Cuando hay un crecimiento excesivo de bacterias en sus intestinos, las bacterias también se desplazan por el torrente sanguíneo y el resto del cuerpo. Esa infección bacteriana puede causar:

  • Fiebre

  • Dolor en las articulaciones similar a la artritis

  • Erupción en la piel o bultitos enrojecidos en la piel

  • Tendones inflamados

  • Dolor o sensibilidad en los músculos

La mala absorción de los nutrientes y la mala nutrición pueden causar diferentes síntomas, tales como:

  • Diarrea frecuente

  • Náuseas o vómito

  • Inflamación en el abdomen debido a una acumulación de líquido

  • Dolor y cólicos en el abdomen

  • Heces que parecen sueltas y grasas

  • Cansancio (fatiga) o debilidad

  • Gases y distensión

¿Cómo se diagnostica el síndrome del asa ciega?

Su proveedor de atención médica le preguntará sobre sus síntomas, sus antecedentes médicos, quirúrgicos y familiares. Le pedirá pruebas y análisis para comprobar la absorción de nutrientes, si tiene anemia, o para descartar otras afecciones. Las pruebas y los análisis pueden incluir lo siguiente:

  • Análisis de sangre, para ver si hay infección y comprobar su estado de nutrición

  • Pruebas de aliento para ver si hay crecimiento excesivo de bacterias

  • Pruebas para comprobar el funcionamiento de los órganos

  • Análisis para ver si hay inflamación en el cuerpo

  • Examen de las heces para ver si hay grasa fecal, cultivos de materia fecal, parásitos, glóbulos blancos

¿Cómo se trata el síndrome del asa ciega?

Los proveedores de atención médica pueden tratar el síndrome del asa ciega. Probablemente, usted tomará antibióticos. Un tratamiento breve con corticosteroides para reducir la inflamación también puede ayudar a controlar sus síntomas.

En ocasiones, puede necesitarse cirugía para extirpar la zona infectada. Si la cirugía para la obesidad le causó el síndrome del asa ciega, su cirujano puede hacerle otra operación para corregir este problema.

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome del asa ciega?

Si se deja sin tratamiento, el síndrome del asa ciega puede ocasionar una mala nutrición. No obstante, incluso desde un principio, el síndrome del asa ciega puede causar una falta de vitaminas y minerales, incluyendo la vitamina B12 y el hierro.

¿Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica?

Si nota algún síntoma del síndrome del asa ciega, es importante que informe a su proveedor de atención médica. Tenga presente esta afección si le han hecho una cirugía abdominal o tiene una enfermedad digestiva tal como la enfermedad intestinal inflamatoria. El síndrome del asa ciega puede tratarse, pero si los nutrientes no pueden absorberse, eso puede ocasionarle graves problemas de salud.

Puntos clave

  • El síndrome del asa ciega se produce cuando la comida no puede seguir la ruta de digestión normal y saltea una sección de su intestino.

  • Puede deberse a una cirugía abdominal, diverticulitis, enfermedad intestinal inflamatoria, enfermedad de úlcera péptica o una infección.

  • Uno de los principales síntomas del síndrome del asa ciega es una pérdida de peso inexplicada.

  • Otros síntomas incluyen fiebre y síntomas similares a los de una infección. También diarrea, vómito, y dolor e inflamación en el abdomen.

  • El síndrome del asa ciega suele tratarse con antibióticos. También podría ser necesaria una cirugía.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita a su proveedor de atención médica:

  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.

  • Lleve a alguien con usted para que le ayude a hacer las preguntas y para que recuerde lo que el proveedor le dice.

  • En la consulta, anote los nombres de los nuevos medicamentos, tratamientos o pruebas y análisis, y toda nueva instrucción que su proveedor le dé.

  • Si tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.

  • Averigüe cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Brown, Kim, APRN
Revisor médico: Lehrer, Jenifer, MD
Última revisión: 2/1/2020
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.