El sistema inmunitario

¿Qué es el sistema inmunitario?

El sistema inmunitario se encarga de mantener a los gérmenes y a otras sustancias extrañas fuera del cuerpo y de destruir a las que ingresan. Está formado por una red compleja de células y órganos. Protege al cuerpo de las infecciones, del cáncer y de otras afecciones.

Anatomía del sistema inmunológico de un adulto
Click Image to Enlarge

Los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunitario. Se encargan de enviar linfocitos. Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco que combaten las infecciones. Los vasos sanguíneos y los vasos linfáticos transportan los linfocitos a través de diferentes zonas del cuerpo. Cada órgano linfático participa en la producción y en la activación de los linfocitos. Los órganos del sistema linfático incluyen los siguientes:

  • Adenoides. Son dos glándulas que se encuentran en la parte posterior del conducto nasal.

  • Vasos sanguíneos. Son las arterias, las venas y los capilares por donde circula la sangre.

  • Médula ósea. Este tejido blando y graso se encuentra dentro de los huesos donde se producen los glóbulos.

  • Ganglios linfáticos. Son órganos pequeños con forma de frijoles. Se encuentran en todo el cuerpo. Y se conectan por medio de los vasos linfáticos.

  • Vasos linfáticos. Es una red de canales que atraviesa todo el cuerpo y transporta los linfocitos a los órganos linfáticos y al torrente sanguíneo.

  • Placas de Peyer. Este tejido linfático está en el intestino delgado.

  • Bazo. Este órgano, que tiene el tamaño de un puño, está situado en el lado izquierdo del abdomen.

  • Timo. Este órgano pequeño se encuentra detrás del esternón.

  • Amígdalas. Estas dos masas de forma ovalada están en la parte posterior de la garganta.

¿Qué son los linfocitos?

Los linfocitos son un tipo de glóbulo blanco que combaten las infecciones. Son vitales para tener un sistema inmunitario saludable.

¿Cómo se forman los linfocitos?

Los glóbulos y las células inmunitarias se producen en la médula ósea, en el timo, en los ganglios linfáticos y en los tejidos. Algunas células pasan a formar parte del grupo de linfocitos. Otras pasan a formar parte de otro tipo de células inmunitarias llamadas fagocitos. Una vez que los linfocitos se forman, algunos continúan creciendo en la médula ósea y se convierten en células B. Otros linfocitos terminan de crecer en el timo y se convierten en células T. Las células B y T son los dos grupos principales de linfocitos que se encargan de reconocer y atacar gérmenes.

Algunos linfocitos permanecen en los órganos linfáticos cuando maduran. Otros siguen moviéndose por el cuerpo a través de los vasos linfáticos y del torrente sanguíneo. También se mueven a los órganos y a los tejidos del cuerpo.

¿De qué manera los linfocitos combaten las infecciones?

Cada tipo de linfocito combate las infecciones de forma diferente. Pero el objetivo de proteger el cuerpo de las infecciones es el mismo. Las células B producen anticuerpos específicos para combatir los gérmenes. Las células T, para combatir los gérmenes, destruyen las células del cuerpo que están afectadas. Las células T también liberan sustancias químicas (citocinas). Las citocinas son como mensajeros celulares que conducen la inflamación a la zona donde están los gérmenes. 

Otros tipos de glóbulos blancos incluyen las células que se devoran a los gérmenes (fagocitos) y las células que son asesinas naturales (células citotóxicas). Estas células destruyen realmente a los gérmenes.

¿Cuáles son los trastornos del sistema inmunitario?

Cuando el sistema inmunitario no funciona correctamente, corre el riesgo de enfermarse. Tener alergias o una sensibilidad muy alta a determinadas sustancias pueden considerarse trastornos del sistema inmunitario. El sistema inmunitario también está involucrado en el rechazo de órganos o tejidos trasplantados. Los siguientes son otros ejemplos de trastornos inmunitarios:

  • Enfermedades inmunitarias, como la diabetes tipo 1, la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple, el lupus y determinados tipos de anemia (es cuando el sistema inmunitario ataca los tejidos de su propio cuerpo)

  • Enfermedades de inmunodeficiencia, como el SIDA y la inmunodeficiencia combinada grave (IDCG)

¿Qué es una enfermedad infecciosa?

Una enfermedad infecciosa es una afección causada por uno o más de los siguientes tipos de gérmenes:

  • Virus

  • Bacterias

  • Parásitos

  • Hongos

Las enfermedades infecciosas pueden abarcar desde las enfermedades comunes, como el resfriado hasta la COVID-19, hasta afecciones tratables de largo plazo (crónicas), como la infección por VIH y el herpes. También incluyen enfermedades que, a menudo, provocan la muerte, como la rabia y el ébola. Según el germen que cause la enfermedad, las enfermedades infecciosas pueden propagarse a través de alguna de estas formas:

  • Contacto sexual, que incluye sexo vaginal, anal y oral

  • Inhalación de las gotitas que quedan en el aire cuando una persona infectada toce o estornuda

  • Contacto con sangre infectada, por ejemplo, al compartir agujas hipodérmicas

  • Contacto con una zona infectada de la piel

  • Insectos, como los mosquitos o las garrapatas, que succionan la sangre de un huésped infectado y luego pican a una persona sana

  • Comer alimentos contaminados

  • Contacto con agua contaminada

  • Otros métodos mediante los cuales se puede transmitir una enfermedad

En los países desarrollados, la mayoría de las infecciones se propaga por medio del contacto sexual, a través del aire o de la sangre y por contacto directo con la piel.

¿Cómo actúan los antibióticos contra las infecciones?

Los antibióticos se usan para tratar las infecciones bacterianas. Los antibióticos no funcionan contra las infecciones virales, pero hay algunos medicamentos antivirales que pueden usarse. En el caso de algunas infecciones, ningún antibiótico funciona con la rapidez con la que puede actuar el cuerpo por sí mismo. Hay otras infecciones para las que no existe un antibiótico conocido que funcione. Los antibióticos que sirven para tratar un tipo de gérmenes pueden no servir en otros. El uso excesivo o incorrecto de los antibióticos puede generar una resistencia a los antibióticos por parte de las bacterias (resistencia a los antibióticos). Es importante tomar los antibióticos de la manera correcta. Eso significa tomarlos según las indicaciones y durante todo el tratamiento indicado. De esta manera, se tratará la infección por completo.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.