Distimia

¿Qué es la distimia?

La distimia es una forma de depresión leve, pero de larga duración (crónica). También se le llama trastorno depresivo persistente. En ocasiones, las personas que padecen esta afección pueden tener episodios de depresión mayor.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta el cuerpo, el humor y los pensamientos. Altera la manera en la que comemos, dormimos, pensamos y sentimos. No es lo mismo que estar triste o melancólico. Tampoco es un signo de debilidad o algo que podemos hacer desaparecer a fuerza de voluntad. Las personas con depresión no eligen ser depresivas y tampoco pueden mejorar de un momento a otro. El tratamiento es fundamental para recuperarse.

La distimia afecta a las mujeres el doble que a los hombres. Algunas personas también pueden padecer depresión o trastorno bipolar.

¿Cuáles son las causas de la distimia?

Se desconoce la causa exacta de este tipo de depresión. Los proveedores de atención médica creen que se debe a desequilibrios químicos en el cerebro. También se cree que hay muchos factores que influyen, como factores ambientales, psicológicos, biológicos y genéticos. El estrés y los traumas también se asocian a esta afección.

La distimia puede darse en varios integrantes de una misma familia (ser hereditaria), aunque aún no se ha asociado a ningún gen específico.

¿Cuáles son los síntomas de la distimia?

La distimia es más leve que la depresión mayor, pero dura más tiempo. Cada persona tiene síntomas ligeramente diferentes, que pueden incluir los siguientes:

  • Tristeza, ansiedad o sensación de vacío por mucho tiempo

  • Menos capacidad para concentrarse, pensar o tomar decisiones

  • Menos energía

  • Agotamiento físico

  • Sensación de desesperanza

  • Cambios en el peso o el apetito por comer demasiado o no comer lo suficiente

  • Cambios en los hábitos de sueño, como sueño intermitente, incapacidad para dormir, despertarse muy temprano o dormir mucho más que lo habitual

  • Baja autoestima

Para que le diagnostiquen esta afección, una persona adulta debe mantener un estado de ánimo depresivo por al menos 2 años (o 1 año en caso de niños y adolescentes) y tener como mínimo 2 de los síntomas antes mencionados. Los síntomas de esta enfermedad pueden parecerse a los de otras afecciones mentales. Consulte siempre con un proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la distimia?

La depresión suele ocurrir a raíz de otras afecciones, como enfermedades cardíacas o el cáncer. También se asocia a los trastornos por abuso de sustancias o a los trastornos de ansiedad. Por lo general, las personas con distimia se acostumbran a los síntomas leves de depresión y no buscan ayuda. Pero es importante recibir un diagnóstico y comenzar un tratamiento de inmediato para recuperarse.

Los proveedores de atención médica pueden diagnosticar esta enfermedad al realizar una evaluación de salud mental exhaustiva y revisar los antecedentes médicos.

¿Cuál es el tratamiento para la distimia?

El tratamiento puede incluir una o más de las siguientes opciones:

  • Medicamentos. Hay disponibles muchos medicamentos para tratar la depresión. Por lo general, los antidepresivos tardan entre 4 y 6 semanas en hacer efecto. Es importante seguir tomando los medicamentos, incluso si al principio no parece que funcionen. También es fundamental consultar con su proveedor de atención médica antes de interrumpir el tratamiento. Algunas personas deben cambiar de medicamento o agregar otros diferentes para comenzar a notar resultados.

  • Terapia. Por lo general, se recurre a la terapia cognitiva conductual o a la terapia interpersonal. El objetivo es modificar la visión distorsionada de uno mismo y del entorno. Estas terapias también sirven para mejorar la capacidad de relacionarse, y de identificar y controlar el estrés.

Dado que esta afección suele durar por más de 5 años, puede que sea necesario un tratamiento a largo plazo.

Si usted tiene depresión, hay cosas que puede hacer para sentirse mejor. La depresión puede hacerlo sentir exhausto, inútil, desamparado y desesperanzado. Estos pensamientos y sentimientos negativos pueden vencerlo y abrumarlo. Es importante tener presente que estos sentimientos negativos son parte de la depresión y no reflejan la realidad. A medida que el tratamiento comienza a surtir efecto, estos pensamientos desaparecen. Mientras tanto, tenga en cuenta los siguientes consejos:

  • Consiga ayuda. Si sospecha que tiene depresión, consulte con un proveedor lo antes posible.

  • Establezca objetivos realistas y no asuma demasiadas responsabilidades.

  • Divida las tareas pesadas en tareas más pequeñas. Establezca prioridades y haga lo que pueda, como pueda.

  • Trate de pasar tiempo en compañía de otras personas y tenga un confidente. Es mejor que estar solo y no compartir sus pensamientos.

  • Haga cosas que lo hagan sentir mejor. Por ejemplo, ir al cine, hacer tareas de jardinería o participar en eventos religiosos, sociales o de otro tipo. Tener un gesto amable con otra persona también puede hacerlo sentir mejor.

  • Haga actividad física con regularidad.

  • El estado de ánimo no le cambiará en un instante, sino lentamente. Se necesita tiempo para sentirse mejor.

  • Lleve una alimentación saludable y equilibrada.

  • Evite el alcohol y las drogas, ya que podrían empeorar la depresión.

  • Es mejor no tomar decisiones importantes hasta que la depresión haya desaparecido. Por ejemplo, antes de comenzar en un nuevo trabajo, casarse o divorciarse, hable con alguien que lo conozca bien para que le dé una opinión más objetiva de la situación.

  • Recuerde que las personas no salen de la depresión de un momento a otro. Pero sí pueden sentirse un poco mejor cada día.

  • Trate de ser paciente y enfocarse en los aspectos positivos. Esto puede ayudar a ahuyentar los pensamientos y sentimientos negativos relacionados con la depresión mientras responde al tratamiento.

  • Permita que sus familiares y amigos lo ayuden.

  • Si piensa en hacerse daño o en suicidarse, busque ayuda de inmediato. Hable con un familiar o un amigo cercanos, llame a una línea de ayuda de emergencia o diríjase a la sala de emergencias. Puede llamar a Línea de ayuda nacional para la prevención del suicidio (National Suicide Prevention Helpline) de manera gratuita las 24 horas, los 7 días de la semana, al 800-273-8255. También puede visitar el sitio web suicidepreventionlifeline.org.

Información importante sobre la distimia

  • La distimia es una forma de depresión mayor que es más leve, pero dura más tiempo. En ocasiones, las personas que padecen esta enfermedad también pueden tener depresión mayor.

  • Se desconoce la causa exacta de este trastorno, aunque los proveedores de salud mental creen que se debe a desequilibrios químicos en el cerebro. Algunos tipos de depresión pueden darse en varios integrantes de una misma familia (ser hereditarios), aunque esta afección aún no se ha asociado a ningún gen específico.

  • Por lo general, casi todas las personas que tienen depresión experimentan sentimientos de tristeza, desamparo, desesperanza e irritabilidad. Si no se trata, los síntomas pueden durar por muchos años.

  • Esta afección suele tratarse con medicamentos o terapias, o con una combinación de ambos.

  • Los antidepresivos tardan entre 4 y 6 semanas en surtir efecto. Es importante seguir tomando los medicamentos, incluso si al principio no parece que funcionen.

  • La distimia es una afección tratable. Con tiempo y paciencia, podrá sentirse mejor.

  • Si piensa en hacerse daño o en suicidarse, busque ayuda de inmediato.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Paul Ballas MD
Última revisión: 1/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.