Medicamento para los ojos e inyección de vitamina K en recién nacidos

Es habitual que los bebés recién nacidos reciban un medicamento para los ojos y una inyección de vitamina K poco después del nacimiento. Ambos previenen afecciones graves.

¿Por qué los recién nacidos reciben un medicamento para los ojos?

Después del nacimiento, al recién nacido le aplica una pomada o gotas antibióticas en los ojos para evitar infecciones oculares bacterianas que pueden ocurrir durante el parto. Si no se tratan, estas infecciones pueden causar problemas graves e incluso ceguera. El antibiótico eritromicina es el que se usa más a menudo.

La pomada o las gotas pueden hacer que los ojos del bebé tengan aspecto opaco. Con poca frecuencia, los ojos de algunos recién nacidos pueden enrojecerse o inflamarse, pero esto dura poco tiempo. No se debe lavar ni limpiar el medicamento de los ojos.

¿Por qué los recién nacidos reciben inyecciones de vitamina K?

La vitamina K es importante para la coagulación de la sangre. Normalmente, los bebés recién nacidos tienen niveles bajos de esta vitamina hasta algunos días después del nacimiento. La inyección previene el sangrado por deficiencia de vitamina K (enfermedad hemorrágica del recién nacido). La mayoría de los bebés recibe una inyección de vitamina K en la parte superior del muslo. Es posible que el bebé sienta un dolor breve al momento del pinchazo, pero este no parece provocarle más dolor después. Sin la inyección de vitamina K, los bebés tienen 80 veces más probabilidades de tener sangrado por deficiencia de vitamina K. Este sangrado puede causar la muerte o discapacidades crónicas graves.

Si tiene inquietudes sobre cualquiera de estos tratamientos, hable con el proveedor de atención médica de su bebé.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather M Trevino BSN RNC
Revisor médico: Liora C Adler MD
Última revisión: 6/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.